24 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A toda «Prisa»

7 de noviembre de 2014

william calderon

Asimismo se corrobora que en la gerencia de Caracol queda, como lo dijimos con tiempo, Crhistian Debb y en la comercializadora de pauta GLP, Jorge Arrastía, el hijo del inolviable viejo requete-macanudo Julio Arrastía Bricca, ¡alma bendita!.

QUE TODO CAMBIE PARA QUE TODO SIGA IGUAL

En los cambios anunciados no aparece ninguna cara nueva.  Todos hacen parte de la misma parrilla, permanecen bajo la misma carpa, por lo que queda muy difícil creerle a Ricardo Alarcón en su entrevista concedida al diario La República –diario que orientan  Fernando Quijano y Ricardo Morales Casas– que el que viene será el año del gran revolcón en Caracol.

La llegada del formidable  Gustavo Gómez a La Luciérnaga, provocará la desaparición del ameno e interesante programa que tenía el notable periodista a las 10 de la mañana por la Cadena Básica. Ahora dizque proyectan partirlo en dos pedacitos, uno de ellos comandado por Erika Fontalvo, que recogerá toda la problemática de la caótica Bogotá de Petro.

UN CIRCO RADIAL DE GIRA POR COLOMBIA

Según Alarcón, no va a cambiar nada en el programa estrella de la radio, el espacio que se inventó Hernán Peláez.

También dice don Ricardo que Gustavo Gómez dirigirá las giras de La Luciérnaga por toda la nación, anuncio que nos deja una preocupante sensación: ¿Será que la van a volver un circo y que de ciudad en ciudad la van a pasear como espectáculo de corte humorístico,  perdiendo el encanto de la verdadera radio, en donde los oyentes le damos rienda suelta a la imaginación, construyendo nuestros propios escenarios?

Triste futuro para un programa tan influyente y bien ensamblado como el que deja Peláez el 23 de diciembre, a las 7 de la noche.

Caben otras preguntas

¿Volveremos así a la época del radioteatro, pero con La Luciérnaga a bordo? Recordemos que en el pasado sobresalieron en las mañanas  «La simpática escuelita que dirige doña Rita”, exitoso programa que sacó del aire el genio de la radio Yamid Amat. Evoquemos en el radioteatro del  medio día la siesta con el inolvidable Guillermo Zuluaga, Montecristo, reemplazado ahora por el incomparable binomio deportivo de Hernán Peláez e Iván Mejia.

Otras nostalgias radiales

Desde las mismas tarimas radiofónicas llegaban en caravana, en las noches, Emeterio y Felipe, Los Tolimenses; Víctor Mario y Augusto,  Los Chaparrines; el  coloso del humorismo, Hebert Castro, todos animados por el maestro de maestros  Jorge Antonio Vega. Eran espacios cargados de buen humor   que fueron desplazados por la Polémica de los deportes que reunía a los más más destacados comentaristas deportivos del país o en épocas feriales las controversias taurinas con don Ramón Ospina, Guillermo Rodriguez y los hermanos Parra Díaz.  

LO QUE DESVELA A RICARDO ALARCON

Lo que sí tiene muy preocupado a Alarcón es el bajo raiting de Las 40 principales, la emisora líder de Prisa en los otros países, menos en Colombia. En esa emisora  cambian de locutores, de directores, de voces chillonas y hasta de música y nada que pega. ¿Nadie quiere ser culpable de este caos?

EL TRASTEO

Los   que van defendiéndose son los de Blue Radio, que dejaron de hacerle competencia a Caracol. Salvo que sean capaces de llevarse  para allá todo el elenco de La Luciérnaga, todo seguirá igual, con la misma gente que se llevó de Caracol Carlos Arturo Gallego. El programa de la mañana, que dirige  Néstor  Morales, se sostiene   con las intervenciones de  Felipe  Zuleta y  con las chivas que a diario nos dan. Como Néstor no conduce, eso parece un bus chimenea de los que todavía recorren las congestionadas vías de Bogotá. Todos hablan al tiempo. Todos parecen decir: «Mientras yo interrumpo, que nadie hable». Un verdadero pandemonio.

¿Pascual, madrugador?

Quien no ha escogido todavía compañero para el muy escuchado programa de Caracol en las mañanas, es Dario Arizmendi. Pero como trabajar con  él es muy facil y Darcy y Erika le cubren bien el espacio, de pronto los españoles, siempre tan ahorrativos, tan tímidos pal gasto, no consiguen a nadie o son capaces de lo imposible:  convencer a Pascual Gaviria para que madrugue. En La Luciérnaga dicen que se levanta bostezando  a la 1 de la tarde. Si se le apunta a la idea, tendría que dejar las tibias cobijas a las 4 de la madrugada para irse a la 67 con séptima a traba…. jar por triplicado.  Amanecerá y veremos.

Salud para la radio

Si logran que Pascual, el hermano del ministro de Salud, Alejandro Gaviria,  pase a 6 AM, Gustavo Gómez queda en la gloria para llevar a sus dos fichas nuevas a La Luciérnaga:  el picantísimo Daniel Samper Ospina y la valiente Salud Hernández Mora, que le sirvan para montar el nuevo circo que recorrerá el país de La Guajira hasta Leticia cambiando raiting por aplausos; desperdiciando el enorme talento de Samper Ospina, quien nos deleita con sus sesudas y amenas  crónicas en donde derrocha fino humor, en la Revista Semana,  que nos hacen recordar al ingenioso Lucas Caballero Calderón, el gran KLIM.