26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Uribe Uribe más que general

15 de octubre de 2014

oscar dominguezEn una  ocasión hablé con Morales Benítez sobre esta obra:

_ ¿Cuál fue su primer “encuentro” intelectual con Uribe Uribe?

_ En mi calidad de Ministro del Trabajo, iba a dictar una resolución destacando a Uribe Uribe como Precursor del Derecho del Trabajo  en Indoamérica. Tenía esa convicción por mis estudios, pero resolví organizar una Antología  suya que no permitiera dudas.

_ ¿Hubo amor a primera vista?

_ Sin ninguna duda. El país, desafortunadamente, no lo conoce en las tres dimensiones  de su pensamiento: estadista, humanista, pensador. No hay que decirle más general. Su mensaje es esencial en la vida cultural de nuestro continente. El país no ha leído  su trascendental obra ni la ha estudiado.

_ ¿Qué nos estamos perdiendo los colombianos al desconocer la figura de Uribe Uribe?

_ Un orientador, de clarísima concepción intelectual, en la inmensidad de temas que trató.  La totalidad siempre en servicio de la patria y el continente. Prosa de un pensador y oratoria de claros planteamientos ideológicos.

_ ¿Se queda con el Uribe Uribe militar  o con el Uribe Uribe civil?

_ Me adhiero al Uribe Uribe civil,  pues es uno de los espectáculos mentales más reveladores de lo que es un altísimo pensador. Uno de los más grandes de Colombia  y Latinoamérica.

_ ¿Lo que más lo ha impactado de su personalidad?

_ Su vocación de servicio a Colombia y su sentido ético en sus diferentes  acciones: las individuales y las políticas.

_ ¿Qué clase de liberalismo era el de Uribe Uribe? ¿Sobreviven liberales de ese estilo?

_ Uribe Uribe era un liberal de izquierda. Sus ideas estaban al servicio de los marginados económica, social, política, religiosamente. El estado, lo concebía, para intervenir  a favor de los pobres. Era un humanista social. Hay muchos, demasiados liberales, que predican y siguen esas ideas. Es el humanismo social, que es el signo  de los verdaderos liberales.

_ ¿Qué aspectos de su ideario tienen vigencia aún?

_ Todos. Es cuestión de estudiarlo desde su discurso del “Socialismo de Estado”, en 1904, hasta su Plan de Marzo. El hecho que he establecido es que su obra – la laboral, la política, la internacional, la de los intereses del pueblo, la división territorial, la concepción de los deberes del estado, lo de la agricultura, etc, etc, – no es conocida, hoy día, en Colombia. He publicado, hasta ahora, seis Antologías de su pensamiento y tengo tres más inéditas. Leerlo, es el descubrimiento de uno de los pensadores  más creadores de Colombia.

_ ¿El I took Panamá de Roosevelt habría sido posible hoy?

_ No creo. Las circunstancias nacionales e internacionales, son muy diferentes. Los enunciados jurídicos de la OEA, que es creación del eminente colombiano Alberto Lleras, no lo admitiría.

_ ¿Cómo juzga usted el Tratado Urrutia Thomson de 1914 que puso fin a las divergencias entre Estados Unidos  y Colombia?

_ Los negociadores colombianos – todos – eran personalidades eminentes. No iban a transar dejando en mala posición a Colombia. Pero el dolor nacional por la pérdida de Panamá, no se compensa de ninguna manera.

_ ¿Éramos muy ingenuos o muy ignorantes para negociar?

_ En el libro  se establecen las equivocaciones que se consintieron en varios aspectos desde que se dejó cambiar el Tratado de Estados Unidos con Inglaterra: conocido  con el nombre de “Clayton – Bulwer” – y luego, el haber firmado el de 1846 entre Mallarino y Briddlac.   

_ ¿Cómo cree que sería Colombia si hubiésemos sabido y podido conservar Panamá y convenido con los Estados Unidos la construcción del Canal?

_ Tendríamos una importancia en el mundo internacional que era la nombradía que nos daba Panamá. Los radicales liberales siempre pensaron en la trascendencia  de Panamá. Desde la Convención de Rionegro, en 1863, se pensó que debía Panamá ser nuestra capital.

_ ¿Qué tiene usted de Uribe Uribe?

_ El afán de madrugar a trabajar y pensar en el destino de nuestra Colombia.