18 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

PIJAO

30 de octubre de 2014

Su vocación agrícola  se derrama por todas las veredas. Hacia la cordillera, un mapa arisco y casi vertical, está poblado de mugidos que, en las mañanas, conforman una orquesta estridente por las notas agudas de los becerros.  Por un suave repliegue surgen  los verdes de todos los colores de sus cafetales, trabajados con primor artístico por los campesinos. Por otras laderas avanza  una carretera veredal hasta La Mariela, pedazo de tierra de inolvidables recuerdos.

Bariloche fue un paraje bucólico, alcancía para los ahorros de la vida.Unos glaucos faldones se fueron ensanchando y lo  que inicialmente era un parvo pegujal, por ambición económica, se fue agrandando hasta transformarse  en un  latifundio cafetero.
Pijao sirvió de espacio para trascendentales compromisos. En el gobierno de Guillermo León Valencia se firmó, en su Club Social, una tregua  que resultó ser definitiva, con los gestores de la violencia.

El Paisa Serna, Rubelio Mejía, Jair Ramírez, Alvaro Martínez Fajardo, Alba Saleg, la turca,  eran los símbolos azules y con ellos le impregnamos mística a nuestros seguidores.

Hicimos también alpinismos quijotescos hasta llegar a la cúpula de la cordillera,  con unos valles  cenagosos que se tragaban los animales para convertir en odisea las hazañas de las mulas, que difícilmente los superaban.. Con Silvio Ceballos Restrepo, Evelio Henao Ospina y Joaquín Pablo Murillo celebrábamos misas conservadoras, encariñábamos a los campesinos de  los principios que rigen en la humanidad desde que Jesucristo los escribiera  en piedra invencible.

Cómo no recordar las madrugadas, en un ambiente tibio, para iniciar las sesiones del Consejo Municipal, cuando apenas el sol se asomaba por las estribaciones del oriente. Era éste un organismo sensato, estudioso de las iniciativas que salían de la mente positiva  de los ediles. Habiendo sido Pijao tierra feroz en la época de los sectarismos, con tumbas regadas por sus laderas, se estragó de la violencia, transformándose en un remanso tranquilo, convocado al regocijo espiritual  por el tañido sonoro de sus campanas parroquiales.

El Consejo Municipal, años ha,  me hizo el honor de declararme su “Hijo Adoptivo”.Por eso reviento de emoción  ante el reconocimiento internacional que se le hace  a Pijao de ser  el primer pueblo sin prisa de latinoamérica. Es un elogio merecido a su quietud y permanencia en una paz inalterable, al civismo que marca el destino presente y futuro de su clase dirigente.

[email protected]

Columnas del autor:

*El sistema acusatorio en la Picota
*Hijos de personajes importantes
*¿Quién entiende la psicología del amor?
*Conservadores de Caldas
*El municipio al servicio de los demagogos
*Rapsodas inmortales
*Boceto de un patán
*Miguel Saturnino Uribe
*Gobiernos corruptos
*Trascender
*Ajedrez político de Caldas…
*Remenbranzas…
*El blindaje de los penalistas…
*¿Por qué Zuluaga sí?
*David y Goliat…
*Los gananciosos…
*Sándor Márai
*¿Uribe: ¿Un obstáculo para Zuluaga?
*¡Mande mi general!
*Frívolas historias de sexo
*Ritos paganos
*Misiva para Hernán Penagos
*Senadores departamentales
*«Una imagen vale más que mil palabras»
*La clandestinidad en el amor
*El barril de los puercos
*La fuerza que decide
*Defensa de la «mermelada»
*La palabra como escritura pública
*Primero, lo primero