6 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Son los infractores, clientes para los agentes de tránsito?

2 de octubre de 2014
2 de octubre de 2014

 

El Representante Guevara puso como ejemplo la ciudad de Bogotá: Del presupuesto de la Secretaría de Movilidad para el 2.013 que fue de 189 mil 850 millones de pesos, cerca de 83 mil 941 millones ingresaron por concepto de multas de tránsito. Es decir, excesivos gastos de una entidad, que en algunos casos pueden considerarse como burocráticos, son pagados con dineros que provienen de comparendos. Esta situación le da credibilidad a las denuncias sobre como los agentes de tránsito son presionados para que se dediquen sólo a imponer multas y no a controlar el caótico tráfico.

Otra situación preocupante, es que un comparendo es una citación, por tanto el ciudadano tiene derecho a protestar; volviendo a tomar como ejemplo a la capital, de un  total de 577.942 comparendos impuestos  durante el 2.013, solamente 26.797 fueron protestados (un 5 %), y de estos solo 910 fueron absueltos (0.16%). “Es decir, el sistema es un “gana gana” para los organismos de tránsito, porque son juez y parte. Al ciudadano no le queda la opción sino de “pagar o pagar”.

En algunos casos el policía de tránsito no cumple su función preventiva, sino por el contrario solo piensa en sancionar, se  esconde para esperar que un incauto ciudadano cometa una infracción para multarlo. Es difícil ver a un agente controlando el tráfico en un cruce convulsionado en una hora pico, pero si es fácil verlo debajo de un árbol esperando a un posible “cliente infractor” y todo porque sus resultados son medidos bajo objetivos de operatividad.

Desde el Movimiento MIRA hacemos un llamado al Gobierno Nacional para que los dineros provenientes de comparendos se inviertan en proyectos que beneficien a los ciudadanos como campañas de cultura ciudadana y seguridad vial o mejoramiento de la señalización, y no en alimentar la burocracia de los organismos de tránsito.

Registraduría debe mejorar oportunidad y presentación de Resultados Electorales Completos
Bogotá, 02 de Octubre (RAM). La falta de rigor en la presentación oportuna de los Resultados Electorales Completos puede contribuir a reforzar ciertas actitudes de desconfianza hacia la política o a fomentar una visión caudillista de la misma. Las autoridades electorales entregan estos resultados tarde, después de un dispendioso proceso de escrutinio que puede tomar varios meses.

Así lo afirmó Yann Basset, director del Observatorio de Procesos Electorales (OPE) de la Universidad del Rosario, al presentar los resultados del estudio Una radiografía de los partidos políticos colombianos.

Para el académico, la Registraduría no presenta los resultados en la forma fácil de leer, desvinculándolos por circunscripción o haciendo un uso caprichoso de los porcentajes, lo que dificulta las comparaciones de una elección a otra.

«Sería recomendable que la Registraduría use un formato único de divulgación para todas las elecciones y no un formato distinto para cada escrutinio. Los resultados deberían presentarse a nivel nacional, departamental y municipal, independientemente de la circunscripción en la cual se juega la elección”, dijo Basset.

Con el fin de facilitar el estudio de los datos, sería recomendable usar los códigos del DANE para identificar las entidades administrativas, agregó.

Balances Electorales del OPE

Ante la dificultad que existe para conocer en forma precisa y oportuna los resultados de las elecciones, el Observatorio de Procesos Electorales (OPE) de la Universidad del Rosario elabora los Balances Electorales, una serie de trabajos realizados cada vez que se organiza una elección en Colombia.

“El objetivo de los Balances Electorales es presentar los resultados de las elecciones en forma completa, amable y rigurosa. Para ello se multiplica el material infográfico y se usa, particularmente, la cartografía”, dijo Basset.

En estos informes se establece una comparación sistemática entre las elecciones del año estudiado y las inmediatamente anteriores del mismo tipo, para ubicar cada proceso electoral en una tendencia de largo plazo y evitar el sesgo de la coyuntura con el cual se lee muchas veces la política.

Este ejercicio permitió constatar que, contrario a lo que suele creerse, los partidos políticos en Colombia sí cuentan en el ámbito electoral y son determinantes en una elección.

Poder de los partidos

En este sentido, según Basset, los partidos no son cascarones vacíos, sino organizaciones que tienen raíces territoriales que tienden a reproducir sus apoyos electorales de una elección a otra.

Bajo esta directriz, las cifras de una elección pueden fácilmente ayudar a predecir los resultados de la siguiente, basándose en el poder que tienen los partidos en cada departamento para el caso legislativo o indicar las áreas que pueden favorecer o afectar a un candidato para la disputa por la presidencia.

“Esto se pudo evidenciar en los informes que elaboró y envió el Observatorio a los medios de comunicación en las pasadas elecciones legislativas y presidenciales”, señaló Basset.

Los mapas, principal herramienta de los Balances Electorales, abarcan aspectos como: porcentaje de votos, tasa de variación en elecciones comparadas, promedios de participación y abstencionismo y potencial electoral y distribución de los votantes. Estos permiten hacer un análisis más completo, además de una mejor comprensión de los resultados.