8 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Hay 1.178 plantas y 395 animales al borde de la extinción en Colombia

22 de octubre de 2014
22 de octubre de 2014

Este miércoles 22 de octubre, el Museo de La Salle abre sus puertas para una conferencia de entrada libre sobre las especies amenazadas en Colombia. En el evento, el experto M. Gonzalo Andrade C, miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales, presentará los resultados de diferentes estudios que han abordado este tema. El conferencista realizará un resumen de los hallazgos más relevantes, mostrando una serie de datos y conclusiones con el objetivo de sensibilizar a los asistentes y promover acciones encaminadas a la conservación de las diferentes especies que tiene Colombia en su calidad de país mega diverso.

En este momento “hay un deterioro ambiental sin precedentes que está generando cambios globales, destrucción de ecosistemas, extinción de especies, agotamiento de los recursos naturales, contaminación de agua, suelo, aire y enfermedades emergentes que afectan todas las formas de vida, esta crisis ambiental que amenaza la humanidad, está generando inseguridad social, fragilidad económica, migraciones, desplazamientos humanos y conflictos por el acceso a los recursos. Es necesario controlar la devastación de los páramos y de los humedales, así como las acciones mineras en zonas de conservación del territorio nacional. No puede primar el interés económico y comercial sobre la importancia de esta protección y/o declaratoria de áreas protegidas”, afirma Miguel Gonzalo Andrade.

Deterioro amenazante
Las cifras sobre la riqueza de las especies de fauna y flora que presenta Colombia, tanto en su territorio continental como en el marino, la ubica en un lugar privilegiado entre los países más ricos del mundo entero. Pero de las 35.476 especies de fauna que viven en Colombia, 395 están amenazadas y de las 27.881 especies de plantas, 1.178 tienen la misma problemática.

El deterioro es creciente. Las cifras son contundentes. “De los 80 millones de hectáreas que la Ley 2 de 1959 estableció originalmente para su conservación a la fecha tan solo 65 millones siguen vigentes, es decir, que queda el 80% de bosques bajo esta categoría. Se han realizado cerca de 14 millones de hectáreas de sustracción y no se entiende porque aún continúan autorizando sustracción de áreas bajo protección y lo peor, bajo qué criterios se avalan estas solicitudes”, explica Andrade.

Además agrega que: “entre 1987 y 2002 la tasa de deforestación fue de 221.000 hectáreas al año y la perdida estimada es de 3.315.135 hectáreas en total del periodo. Es necesario controlar la devastación de los páramos y de los humedales, así como las acciones mineras en zonas de conservación del territorio nacional.”

Panorama internacional por especies
WWF publica su lista anual de las especies más amenazadas en el mundo. La supervivencia de muchos animales es cada vez más preocupante, debido a la pérdida de hábitat, la caza y otros desafíos relacionados con el cambio climático.

A continuación el desolador panorama para algunas especies
Tigres. Estudios recientes indican que puede haber tan sólo 3.200 tigres (Panthera tigris) en su hábitat natural. Los tigres ocupan menos del 7% del territorio original, el cual ha disminuido un 40% durante los últimos 10 años. La acelerada deforestación y la caza desmedida pueden conllevar a su extinción, como ya sucedió con el tigre de Java y de Bali. Los tigres son cazados porque algunas partes son utilizadas para la medicina tradicional china, al mismo tiempo que sus pieles son altamente cotizadas en el mercado. Adicionalmente, el aumento del nivel del mar, debido al cambio climático, amenaza el hábitat de manglares de la población clave de tigres de la India y Bangladesh.

Oso polar. El oso polar del Ártico (Ursus maritimus) se ha convertido en un icono de las víctimas afectadas por la pérdida de hábitat debido al cambio climático. Clasificada como una especie en peligro, por el Acta de Especies Amenazadas de los Estados Unidos, el oso polar se podría extinguir en el próximo siglo, si continúa la tendencia actual de calentamiento en el Ártico. WWF apoya investigaciones de campo para entender cómo el cambio climático afecta a los osos polares y desarrollar estrategias de adaptación. WWF trabaja con gobiernos e industrias a fin de reducir amenazas provenientes del transporte, la explotación de gas y petróleo y las comunidades locales. Todo ello para reducir encuentros conflictivos entre humanos y osos, en áreas donde estos se encuentran atrapados en tierra por periodos más largos, debido a la falta de hielo.

Morsa del Pacífico. El mar de Chuckchi y el mar de Bering en el Ártico son el hogar de la morsa del Pacifico (Odobenus rosmarus divergens), otra de las principales víctimas del cambio climático. En septiembre de este año se encontraron cerca de 200 morsas muertas en la costa del mar Chuckchi, Alaska. Estos animales dependen de las capas de hielo flotante para descansar, dar a luz, amamantar y proteger a sus crías de los depredadores. Con el derretimiento del hielo en el Ártico, esta especie ha perdido un porcentaje tan extenso de su hábitat que en septiembre del 2009 el U.S. Fish and Wildlife Service indicó que la morsa podría añadirse en el Acta de Especies Amenazadas de los Estados Unidos.

Panda gigante. El panda gigante (Ailuropoda melanoleuca), símbolo internacional de conservación de WWF desde su fundación en 1961, enfrenta un futuro incierto, con menos de 2.500 ejemplares en su hábitat natural. Su hábitat forestal en las montañas sudoccidentales de China se ha fragmentado, ocasionando su separación y detrimento poblacional. WWF ha estado colaborando en la conservación del panda gigante durante casi tres décadas, conduciendo estudios de campo, trabajando en la protección de hábitats, y más recientemente, apoyando al gobierno chino en el establecimiento de un programa para la protección del panda y su hábitat a través de la creación de reservas
Sobre Miguel Gonzalo Andrade.

Es Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales. A través de su actividad profesional, ha hecho importantes contribuciones al conocimiento de la diversidad biológica de Colombia y de la región neotropical, particularmente en el grupo de su especialidad: las mariposas y temas ambientales.
Sus áreas de interés incluyen Taxonomía y Sistemática de las mariposas colombianas y neotropicales. Biodiversidad. Conservación. Uso sostenible. Genética. Sistemas de Información sobre Biodiversidad y Política y legislación ambiental.

A la fecha tiene más de 85 publicaciones entre artículos en revistas nacionales y extranjeras, capítulos de libro y libros. En su gran mayoría sobre el conocimiento de la biodiversidad, biogeografía, especies amenazadas, taxonomía y sistemática de la fauna colombiana con especial énfasis en mariposas, cambio climático, minería y en temas ambientales propios del país.