7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El papel del Padre García en la entrega de Escobar

15 de octubre de 2014

El tema siempre desencadena controversia por la cercanía que el “Tele-padre” mantuvo con el temible jefe del “Cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria, a quien acompañó en su única entrega a la justicia que con el paso de los meses desembocaría en una fuga de película con ocho de sus compinches, encabezados por el recién excarcelado John Jairo Velásquez Vásquez, alias “Popeye”.

Seguramente los promotores de la santificación disponen de los elementos necesarios para demostrar que el religioso sirvió de mediador en un enorme esfuerzo patriótico y cristiano por conseguir que con la rendición del terrorista cesara la demencial guerra que Escobar y su escuadrón dinamitero le habían declarado al Estado.

El amor de madre

Fue doña Hermilda Gaviria Berrío, la madre del tenebroso narcotraficante quien convenció a su hijo de la necesidad de hacerse acompañar del prestigioso sacerdote cuando decidiera ponerse en manos de las autoridades. Y así ocurrió. La presencia del pastor de almas en el helicóptero que llevó al mafioso a los predios de la cárcel de “La Catedral”, en Envigado, dividió la opinión de los colombianos: unos estaban a favor y otros en contra del proceder del padre García.

Doña Hermilda –madre del capo Pablo Escobar Gaviria y tía del hoy senador uribista José Obdulio Gaviria– falleció en Medellín, en octubre de 2006.

Tercero en la lista

El recordado sacerdote cucuteño se convierte 22 años después de su muerte en el tercer colombiano en iniciar el camino para ostentar bien el título de santo o de beato, categorías que la Iglesia reconoce a quienes han seguido no solo el ejemplo de Cristo sino que se hacen partícipes de algunos de sus dones. Ya las poseen dos paisas: la Santa Madre Laura y el beato Padre Marianito.

Respecto al padre Rafael, por ahora, la iglesia sigue haciendo un riguroso examen a su vida, su reputación, sus escritos, sus virtudes y posteriormente verificará sus milagros.

El Cardenal a la cabeza

A la cabeza de los jerarcas empeñados en buscar, en Roma,  la beatificación del reverendo García Herreros figuran el cardenal Rubén Salazar Gómez y el obispo Héctor Gutiérrez Pabón, quien sostiene que “el padre García siempre tuvo en el corazón el deseo y el anhelo de buscar el bien de los demás”.  Recordemos que la petición tiene el respaldo de 86 de los 90 obispos que conforman la Conferencia Episcopal Colombiana.

También la apoyan las enormes legiones de fieles que siguieron el trabajo del recordado pastor que durante mucho tiempo llevó a través de la televisión oficial el mensaje cristiano, en el micro espacio “El Minuto de Dios”, por el que ahora responde el sacerdote antioqueño Diego Jaramillo, quien lo ha sucedido, asimismo, en la presidencia de la Corporación, con gran lealtad, entrega y devoción.

Unos datos biográficos

El padre García Herreros nació en Cúcuta el 9 de enero de 1909. Sus padres fueron el general Julio César García Herreros Orbegozo y  María Unda Pérez. Su constante trabajo por los más pobres del país marcó, en gran medida, su trayectoria como sacerdote, la misma que empezó a los 14 años, cuando llegó al Seminario Conciliar de Pamplona, Norte de Santander. El rol principal de su apostolado lo desarrolló en Bogotá.

«Fue un hombre extraordinario que dedicó su vida a servir a los más necesitados», aseguró el cardenal Salazar.

Tolón Tilín

Con el debido respeto, reponemos en El Campanario este sabroso chascarrillo del abogado, escritor y periodista samario Oscar Alarcón Núñez, a propósito de la búsqueda de la canonización del  recordado fundador de la magnífica obra  de “El Minuto de Dios”:

¿En qué se parecían el libertador Simón Bolívar y el padre Rafael García Herreros?

En  que ambos hacían programa con Manuelita.