7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una versión femenina de Tarzán de los monos

11 de septiembre de 2014

En sus 293 páginas, la obra reseña la increíble historia de una pequeña  criada por monos capuchinos, desafiando los peligros de la selva colombo-venezolana.

La mujer de esta cinematográfica aventura logró rehacer su vida y está radicada en Inglaterra. Las regalías por la venta del libro se destinarán a fundaciones que combaten la trata de personas en Colombia.   

La aparición del mono

La contraportada es generosa en detalles. Así comienza la increíble historia de Marina: “Sucedió tan rápido, que es apenas un retazo de recuerdo. Estaba acuclillada en el suelo, concentrada, cuando una mano negra con un pañuelo blanco apareció de súbito, y antes de que tuviera siquiera la posibilidad de gritar, me había cubierto la cara por completo”.

Y continúa: “En 1954, en un pueblo entre Colombia y Venezuela, una

niña de cuatro años es secuestrada y abandonada en la selva. Para no morir de hambre, comienza a imitar los hábitos de los monos capuchinos, hasta que por fin esos la adoptan como un miembro más de la manada. Durante cinco años, Champan arrinconó el lenguaje, desarrolló su sentido de supervivencia, olvidó su nombre y se integró en el mundo animal para formar una nueva familia”.

Cinco años después

Prosigue la introducción editorial: “Pero esta aventura era solo el comienzo… Cuando la niña tenía alrededor de 10 años, y siendo ya una niña salvaje, Marina regresa a la civilización tras ser “rescatada”  por unos cazadores, quines la venden a un burdel. Esclavizada y huillada, consigue escaparse para convertirse en una niña de la calle”. Para conocer al dediilo estas memorias y su desenlace, hay que buscar el libro que mereció este comentario del diario inglés The Huffigton Post:

“Marina Chapman quizá goce ahora de una vida apacible, pero la terrible crónica de su infancia parece sacada de un cuento de hadas”.

El Tarzán de los comics y el cine

Cuenta Don Google que Tarzán de los monos  fue la primera de una serie de novelas escritas por Edgar Rice Burroughs acerca del personaje ficticio Tarzán, equivalente a “simio sin pelo”. Kala, la mamá gorila, se encarga de la crianza de un niño bebé que ha quedado huérfano, en la selva africana.  Esta historia fue publicada por primera vez en la revista pulp All Story Magazine en octubre de 1912 y editada como libro por primera vez en 1914. El personaje resultó ser tan popular que Burroughs continuó la serie en la década de 1940 con dos docenas de secuelas. Los derechos de autor de la obra expiraron en los Estados Unidos, razón por la cual la obra es de dominio público.

La niñez del hombre mono

Durante su niñez y posterior adolescencia, Tarzán aprende a fabricar cuerdas y usarlas como soga para atrapar presas, entre ellas Sabor, la leona. Un día explorando la selva, encuentra la cabaña de su padre y entra, encuentra un cuchillo de caza, y descubre varios libros, entre ellos cartillas escolares, diccionarios y enciclopedias, con los cuales aprende a leer y escribir en inglés, pero aun desconociendo su pronunciación.

Al llegar a los 20 años, Tarzán ya tiene plena conciencia de que es un hombre, y sueña con conocer el mundo de los humanos. Convencido de la superioridad del hombre hacia el animal, Tarzán lucha por ser conocido en toda la selva como el mejor guerrero, luchando y asesinando a grandes enemigos como Tublat, la leona Sabor, el león Numa, el líder gorila Bolgani, y Kerchak. Al matar a este último, reclama su trono en la tribu de gorilas.

Tolón Tilín

Johnny Weissmuller, el más célebre intérprete de Tarzán en el cine, murió en la madrugada del 22 de enero de 1984, a los 79 años, víctima de una insuficiencia cardíaca, en su mansión de la ciudad costera de Acapulco (México). En los últimos años vivía alejado de la gente ya que prefería ser recordado como el joven y esbelto personaje que encamó en el cine. Extraordinario deportista, ganó cinco medallas de oro en los Juegos Olímpicos de París (1924) y Amsterdam (1928). En 1932 inició con Tarzán de los monos, su primera colaboración con el cine. Entre este año y 1950, protagonizó 19 veces el personaje de Tarzán. Más tarde, trabajó en la serie de televisión El rey de la selva.