26 de junio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En un emocionante compromiso, Tolima empató 3-3 con el Caldas

1 de septiembre de 2014
1 de septiembre de 2014

Tolima: Líder no, invicto sí

Imagen Liga Postobón

Tal y como aconteció en su anterior compromiso en casa, frente al Atlético Nacional, aunque sin la misma gente en las tribunas, el choque arrancó con un marco alegre en las tribunas, por los cánticos de las barras de ambas escuadras.

Y los primeros en celebrar fueron los visitantes, gracias a una anotación de tiro libre de Johan Arango, apenas a los 11 minutos de iniciado el cotejo. El mediocampista soltó un disparo que no parecía complicado, pero al final terminó dejando el balón en el fondo de la portería local.

El tanto generó un fuerte golpe psicológico en el ‘Vinotinto y Oro’. Los ‘Pijaos’ se pusieron imprecisos, nerviosos y bastante errados al momento de intentar construir acciones de riesgo, las cuales se dilataban fácilmente, por presión del contrario y fallas propias.

Eso permitió que el ‘Blanco-Blanco’ pudiera ampliar la ventaja en el ‘Coloso de la 37’, con un golazo de Sergio Romero. Sus compañeros fueron dejando contrincantes regados en el camino a punta de paredes, y la pelota le quedó servida al mediapunta, quien utilizó el borde externo de su pie derecho para vulnerar al meta uruguayo Leonardo Burián.

El resultado y la presión del público llevaron a la ‘Tribu’ a buscar desbocadamente la portería contraria. Eso generó grandes huecos en su zona, que los pupilos de Flabio Torres usaron para contragolpear, y poner el 3-0. El encargado de firmarlo fue Johan Arango.

Para la segunda mitad, el técnico Alberto Gamero se la jugó sacando a su volante creativo Yulián Mejía, y al puntero Marco Pérez, para darle ingreso a la cancha a los atacantes Wilfrido De La Rosa y Héctor Acuña.

Y la estrategia le funcionó, sobre todo cuando puso toda la carne en el asador, al meter al juvenil Andrés Felipe Ibargüen, quien empezó a darle ilusión a sus compañeros y la afición, con un bombazo de media distancia, inatajable para José Fernando Cuadrado.

Luego, Yimmi Chará quiso seguir sus pasos. La zaga del elenco ‘Albo’ le abrió un pequeño espacio al borde del área chica, y el delantero, ni corto ni perezoso, puso la redonda en las piolas, para desatar el “sí se puede” en la gradería.

Y se pudo. De eso se encargó el uruguayo Héctor Acuña, quien hasta ese instante todo le había salido mal. Pero pudo más el amor por la camiseta para hacer el impensable 3-3, que  aún tiene al Deportes Tolima, ya no como líder, pero sí como el único invicto del campeonato.