6 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El «hueco» de La Línea

17 de septiembre de 2014

victor zuluagaUno de los métodos más frecuentes para esquilmar a todos los colombianos  es el siguiente: se abre una licitación para la construcción de “x” o “y” proyecto, y claro, en los requisitos para participar están, uno a uno, los que cumple el que de antemano cuenta con el favorecimiento del funcionario de turno, léase Samuel Moreno Rojas si es en Bogotá, o Iván Moreno Rojas si fuese Bucaramanga.

Entonces se inicia la obra, entregando una suma absolutamente increíble, como ha ocurrido en el caso de la “Línea”, que ya es “hueco fiscal”, que supera el 80% del total de la obra. Con todo ese dinero lo que se hace es distribuir la mermelada entre todos los funcionarios que intervinieron en la asignación de la obra y los contratistas. Cuando se agota el dinero o sea, la mermelada, entonces la firma constructora solicita una adición al presupuesto inicial, en vista de que surgen dificultades que no estuvieron previstas y que además eran “imposibles” de predecir. En el caso de La Línea, perfectamente han podido decir que no se sabía que estuviese a una altura que superara los dos mil metros, por decir alguna cosa.

Entonces viene el lío jurídico, porque obviamente en el contrato queda muy claro que de surgir dificultades no previstas, el gobierno entrará a hacer una adición presupuestal para la terminación de la obra. Y entonces, si no hay adición el contratista se declara en quiebra, entrega la obra como está, y viene otra contratación para poder terminar la obra. Es lo que en este momento está pasando con la construcción del “Hueco”, perdón, el túnel de la Línea.

Y hemos podido enterarnos, por ejemplo, del desastre ambiental que se ha producido con la contaminación de aguas para los municipios cercanos al sitio en donde se construye el túnel, cosa que se ha debido prever, como era lógico, desde un principio.

Eso sí, en cualquier otro tipo de negociación en el sector privado, la cuestión en bien sencilla: se hacen desembolsos en la medida que se ven los resultados. Pero en el caso de asuntos oficiales, primero se entregan todos los recursos y luego se recibe la obra, así sea inconclusa, como sucede con el túnel de marras. Y no es que queramos decir que en el sector privado se encuentran los Ángeles, Arcángeles y Serafines sino que entre privado y privado se hacen “pasito”, pero cuando se trata de privado contra público, éste siempre sale en desventaja, como ocurre en el caso de las Entidades Prestadoras de Salud, ese bello regalo que nos legó el heredero del Ubérrimo.

Y que no se venga a decir que es un problema exclusivo del actual gobierno, sino que es una herencia de nuestros antepasados y de congresistas que se jubilan y re-jubilan en el Congreso, como el caso del doctor Gerlein, a quien podrían llevarlo a las sesiones del Congreso, momificado, porque lo que ha hecho siempre es dormir sin que lo perturbe las intervenciones de Jorge Robledo o Iván Cepeda.

Columnas del autor

*Mucha Habana, mucho diálogo ¿y de la salud qué?
*De aniversario en aniversario.
*La mutilación genital entre los Embera.
*Entre la fidelidad y la lealtad
*De felicidad también se muere la gente…
*Zapatero a tus zapatos…
*Ver para creer.
*Represión y convicción
*Las minorías políticas y su consistencia
*Las plagas del narcotráfico.
*Yo discrimino, tú discriminas, él discrimina
*El caos vehicular
*Claro, Misterio, delirio… y paradojas
*El Día de los inocentes
*La guerras por la paz
*La salud: de cuidados intensivos a la funeraria
*Pindamá de los Zerrillos
*El doctor Pachito Santos es un hombre bueno.
*El derecho de la extrema derecha.
*No sólo de prosopopeya se vive.
*Claves para entender el paro generalizado
*El mensaje perverso de la justicia.
*El mundo de la soledad.
*Lo que nada nos cuesta, hagámoslo fiesta.
*La oposición y la democracia.
*La puta de babilonia.
*Operación candado
*El primer milagro de Chávez.
*En Venezuela: Maduro e inmaduro.
*La importancia del mito
*La locomotora de la muerte.
*Un sindicalismo anacrónico
*Un Eje que ya no es el Eje Cafetero.
*Los rollos de Santoyo
*El pasado que añoramos
*Por qué admiro al «Mira».
*La curul vacía.
*Monjas de la Madre Laura: ni diosas ni demonios
*Con lo de los cayos nos pisaron los callos.
*Crisis económica y xenofobia
*Con razón y sin razón.
*Unas de cal y otras de arena.
*Lo que no se ha dicho de Angelino.
*Y si no es la familia, ¿quién?
*Inocuas e inicuas
*¿Quién secuestró el civismo?
*Brigadas de emergencia
*De Pastrana a Uribe y de Uribe a Santos
*Generaciones de ahora que ya no dan ni la hora.
*Identidad pereirana
*La justicia ¿es ciega o se hace de la vista gorda?
*La bancarización de la salud.
*Armas para matar el hambre
*La revancha del Congreso.
*Una golondrina no hace verano
*La comedia vicepresidencial.
*A propósito de Rojas Birry
*Dos hombres y un mismo destino.
*La puerta giratoria.
*El suicidio de Amina Filali
*¿Por qué a la región cafetera le está yendo mal?
*Al caído caerle.
*Y ahora, ¿quién podrá defendernos?
*Educando a papá
*Del dicho al hecho hay mucho trecho.
*Humanizar los héroes.
*La búsqueda del paraíso
*Soñar no cuesta nada, entonces soñemos.
*No hay mal que dure cien años…
*La amnesia del doctor Ternura
*Derechos de minorías y de mayorías
*A propósito de un anónimo.
*No queremos más héroes
*Del olvido que padecemos.
*La mala leche
*La repetición de un acto sin tiempo.
*¿Bono o voto?
*La crisis universitaria.
*Pisadas de animal grande
*El perverso sentido del humor
*Una locomotora que se transformó en carreta
*Mito y realidad en la fundación de Pereira
*Entre la realidad y el deseo: la fundación de Pereira
*La impunidad parlamentaria.
*Mi renuncia al Partido Verde
*De paisaje minero a paisaje cafetero.
*El fantasma que ronda por Europa.
*Buen chiste, señor ministro.
*El «guachecito» de Mockus…
*
Perder es ganar un poco