7 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El anuncio oficial del retiro de Peláez

25 de septiembre de 2014

calderonA sus 71 años bien vividos, el doctor Peláez  comunicó el miércoles que no apagará del todo el micrófono: continuará realizando desde su estudio hogareño, al norte de Bogotá, su amado programa El Pulso del fútbol, en compañía de su colega, paisano y amigo Iván Mejía Alvarez.

El país entero sabe que deporte de la redonda ha sido la gran pasión profesional de este valor ejemplar de la radiodifusión y el periodismo de Colombia.

¡Buen viento y buena mar, doctor Peláez!

Los runrunes sobre la sucesión

El anuncio ya formal del retiro de Peláez Restrepo de la dirección de La Luciérnaga dará pábulo a las especulaciones alrededor de la persona que será llamada a sucederlo en su silla reclinomatic, en las jornadas informativas de las tardes de Caracol, en sede de la carrera séptima con la calle 67.

Desde mediados del año, cuando se empezó a circular  el chisme sobre la partida de Peláez se habla de las posibles candidaturas de César Augusto Londoño, Gustavo Gómez, Gustavo Alvarez Gardeazabal y Pascual Gaviria, lo que querría decir que se buscaría la solución en la misma casa caracolera, sin recurrir a elementos de otros medios distintos a “Prisa”, la firma española dueña de la cadena radial fundada en 1948, en Medellín, por los visionarios paisas William Gil Sánchez y Humberto Restrepo Arango.

Un excelente biógrafo

El periodista huilense Edgar Artunduaga Sánchez es para nuestro gusto y el de muchos colegas el mejor biógrafo que ha tenido el histórico director de La Luciérnaga, en su libro “Las historias de Hernán Peláez”, magnífico aporte a la bibliografía de la radio grande de Colombia.

Tomamos de la contraportada del libro de Artunduaga esta exacta radiografía del personaje con el que alternó durante tantos años en las tardes caracoleras:

Dignidad y entereza son las palabras que mejor definen a una persona como Hernán Peláez Restrepo. Y es que en los casi cincuenta años que le ha dedicado a su profesión, eso justamente ha demostrado ser el doctor Peláez, como lo llaman sus compañeros de trabajo y sus colegas: un hombre digno e íntegro.  Y quizá por eso (bueno, habría que sumar también una tenacidad a toda prueba y dosis sobrehumana de cumplimiento) se ha convertido en una leyenda de los medios de comunicación, querido y respetado por todos.

Los co-equiperos de maestro

En La Barca recordamos entre los primeros co-equiperos de Peláez al inolvidable Juan Harvey Caicedo, a Guillermo Díaz Salamanca, a Héctor Rincón Tamayo, a Gabriel de la Casas y al propio Edgar Artunduaga Sánchez.

Hizo época, en la radio y en el mundillo político, la confrontación que mantuvo el binomio Peláez-Artunduaga con el gobierno del presidente Andres Pastrana Arango por un escándalo que no es oportuno volver a menear, por ahora, aunque está contado con pelos y señales en el referido libro del querido colega opita.