7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El alma insondable del perdón

18 de septiembre de 2014

 

Hemos  mirado, con horror, cómo la vida no vale  nada. Estamos los colombianos inmersos, desde hace más de cincuenta años, en una macabra barbarie. Qué escenas apocalípticas hemos visto en una televisión que,  desnuda de pudor, muestra el desfile hacia ninguna parte de  unos  mártires inocentes convertidos en adoloridos  guiñapos. ¿Cómo y por qué hemos tomado los atajos de una insensibilidad brutal que, con el correr del tiempo, nos acostumbró a mirar con displicencia esos lúgubres escenarios, cada día de una dimensión mayor?

Más de cinco millones de personas han sido desplazadas de sus tierras que, en caravana, como judíos errantes,  se han tenido que trasladar, contra su voluntad, a otros territorios. ¿Cómo las reciben?   Como sobrecarga molesta, que llena de problemas las pequeñas aldeas a donde arriban mendigando  limosnas, y solicitando  cualquier espacio  en donde puedan trabajar  para conseguir el sustento de los suyos.

Las ciudades están saturadas de  víctimas de la violencia. Bogotá es uno de los epicentros con  más recarga de seres ambulantes que, en los extramuros,  se amontonan en casuchas de cartón. Pululan allí  niños sin ropa, mujeres con faldas raídas, hombres que evidencian su desespero, con rostros de angustia y de rabia, todos con caras escurridas y ojeras de un amarillo desteñido. Periódicamente las fuerzas policivas tienen que desalojarlos  de esos barrios de invasión   por que los predios ocupados por las vías de hecho,son de propiedad privada. Mírese  los paraderos de los vehículos en donde hay semáforos y ahí merodean. De madrugada, en verano, visítese los ranchos de esas legiones de seres desocupados y, peor aún, en inviernos inclementes y se encontrarán  pequeños núcleos humanos   buscando en donde guarecerse  de las goteras que se filtran  de los endebles techos de papel.

En la memoria y el corazón, cargan sus muertos. Padres masacrados,  mujeres violadas, niños huérfanos, viudas abandonadas, todos con rabiosos resentimientos contra el Estado, contra las clases acomodadas, contra los que visten con decencia, contra los taxis en los que viajan quienes tienen dinero para pagar el servicio. Ellos son el desecho de la violencia.

Y saber que para lograr la paz, tienen, -tenemos-   que perdonar yo, tu, nosotros, vosotros, ellos,  en un acto sublime  que habrá de restañar, para siempre, las cicatrices recibidas. Si se cultivan odios, si a Caín ahora no lo aceptamos  como hermano, pese al homicidio cometido en su hermano  Abel,  nunca  llegaremos a una reconciliación fraterna. Es posible que no se encuentre un manto de olvido,que sigan para siempre goteando los ojos lágrimas de dolor, que la memoria de los  cadáveres nuble los espacios del alma, que los recuerdos  impacienten y astillen el sendero de la vida. Hay que perdonar.

Tenemos el ejemplo dramático y conmovedor de la única supérstite de la familia Turbay. La guerrilla asesinó en vil emboscada a su señora madre y a todos sus hermanos . Tradicionalmente este apellido  representaba  las altas jerarquías del Partido Liberal en el Departamento de Caquetá. Esta dama, inteligente y bien ilustrada, viajó a La Habana, como víctima, y aceptó el perdón del guerrilla. ¡Qué nobleza y qué  insondable valor!

[email protected]

Columnas del autor:

*Conservadores de Caldas
*El municipio al servicio de los demagogos
*Rapsodas inmortales
*Boceto de un patán
*Miguel Saturnino Uribe
*Gobiernos corruptos
*Trascender
*Ajedrez político de Caldas…
*Remenbranzas…
*El blindaje de los penalistas…
*¿Por qué Zuluaga sí?
*David y Goliat…
*Los gananciosos…
*Sándor Márai
*¿Uribe: ¿Un obstáculo para Zuluaga?
*¡Mande mi general!
*Frívolas historias de sexo
*Ritos paganos
*Misiva para Hernán Penagos
*Senadores departamentales
*«Una imagen vale más que mil palabras»
*La clandestinidad en el amor
*El barril de los puercos
*La fuerza que decide
*Defensa de la «mermelada»
*La palabra como escritura pública
*Primero, lo primero