30 de junio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una Colombia mayor, más allá del problema

26 de agosto de 2014

Un reciente informe de Moody’s Investor Service preparado por Elena Duggar y Madhavi Bokil plantea que de aquí a 2020 por lo menos trece países tendrán a más de 20% de su población con más de 65 años de edad. Hoy solo tres naciones, Alemania, Italia y Japón, están en esa condición. Las próximas en entrar serán Grecia y Finlandia, y luego Francia, Suecia, Portugal, Holanda, Bulgaria, Malta, Eslovenia y Croacia. Al continente americano el problema llegará por Canadá hacia 2025. Pero lo peor llegará 10 años después. Para 2030 se estima que 34 naciones tendrán población super-aged (super-envejecida). En ese año, se estima que ingresará Estados Unidos a ese grupo y poco a poco se irá integrando América Latina con países como Colombia entre los primeros.

Para la firma calificadora de riesgo, el envejecimiento impondrá un impuesto demográfico que frenará el crecimiento económico, pues las poblaciones en edad de trabajar se contraen y las tasas de ahorro de los hogares entra en declive. El informe de Moody’s, titulado “Population Aging Will Dampen Economic Growth over the Next Two Decades”, precisa que el envejecimiento va a reducir el crecimiento económico anual total en 0,4 puntos porcentuales en 2014 a 19 y por una cantidad mucho mayor de 0,9 puntos porcentuales en 2020 a 2025. El crecimiento de la población en edad de trabajar del mundo durante el periodo 2015-2030 solo será la mitad que el crecimiento logrado durante los 15 años anteriores (es decir, 13,6% frente a 24,6%). Todos los países, con excepción de un puñado de África, se enfrentarán a una población en edad de trabajar de crecimiento más lento o en descenso.  Las conclusiones de la investigación académica  pueden ampliarse en www.moodys.com/viewresearchdoc.aspx?docid=PBC_173599

Colombia no es un caso aislado y en la actualidad el número de personas por encima de los 55 años llega a 18% de la población, un número que no solo enciende las alarmas de preocupación, sino que abre nuevas oportunidades económicas con las personas mayores. En pocos años los planes de gobierno deben empezar a trabajar más con los adultos mayores como base de la población colombiana.

LA REPUBLICA/EDITORIAL