9 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Soldados de Arauca sí fueron envenenados: Medicina Legal

8 de agosto de 2014
8 de agosto de 2014

Al condenar lo sucedido Jorge Armando Otálora Gómez afirmó que si bien la confrontación es entre combatientes, existen unas reglas fijadas en el marco del Derecho Internacional Humanitario a la luz de los Convenios y Protocolos de Ginebra suscritos en esta materia.

Precisamente, esa legislación internacional advierte, por ejemplo, la prohibición de «matar, herir o capturar a un adversario valiéndose de medios pérfidos», es decir «actos que, apelando a la buena fe de un adversario con intención de traicionarla, den a entender a éste que tiene derecho de protección», y agrega que «simular el estatuto de persona civil, no combatiente», como habría ocurrido con los supuestos guerrilleros que se acercaron a los uniformados, constituye una infracción al DIH.

Así mismo, el Comité Internacional de la Cruz Roja considera que «el uso de agentes biológicos para causar enfermedades, provocar la muerte o infundir terror» se constituye en una acción repulsiva y aborrecible, y enfatiza que hechos de esta naturaleza deben ser condenados universalmente pues están prohibidos por los protocolos de Ginebra y la Convención de 1972 sobre armas bacteriológicas.

Medicina Legal dictaminó que los soldados intoxicados el pasado fin de semana en Arauca consumieron una sustancia conocida como carbofurano, que es un pesticida altamente tóxico.

El director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, dijo que, tras realizar exámenes a los uniformados que consumieron la carne comprada a un supuesto campesino, se encontraron rastros del pesticida, el cual es usado industrialmente en grandes cultivos para acabar con plagas.

Explicó que el químico es inoloro, por lo que los uniformados no se dieron cuenta de que estaba en la carne que consumieron.

Según Valdés, el cuerpo absorbe fácilmente el pesticida y produce que los músculos se contraigan y se generen fuertes dolores, llegando incluso a un paro cardiaco.

«La forma como terminó el químico en la carne es tarea de los investigadores», señaló el funcionario.
Igualmente, sostuvo que el químico es tan tóxico que en países como Estados Unidos está prohibido su uso.

Agregó que el químico es eliminado rápidamente por el cuerpo y no tendría efectos secundarios.

La carne fue entregada por una persona a soldados de la Fuerza de Tarea Quirón, en la vereda Botalón, a una hora de Tame (Arauca), y dejó como saldo un soldado muerto y ocho intoxicados.