4 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Que le cambien el nombre al Salario Mínimo

8 de agosto de 2014

 

Para los entendidos, el asunto es muy complejo y conlleva varias variantes para tener en cuenta, de tal manera que sea justo y equitativo y no afecte a la mediana y pequeña empresa, y siempre habrá la gran discrepancia desde el punto de vista que se le analice; si se es empresario, grande, mediano o pequeño, la fórmula es que el salario mínimo sea lo más inferior posible porque sus utilidades aumentarán,  pero si se es trabajador de clase media hacia abajo, la aspiración es subirlo lo más alto posible porque el costo real de la canasta familiar es inalcanzable.

Buscar donde esté la justicia social

A juicio de don Antonio Guihur Petro, invitado permanente a esta página, lo que sí es absolutamente claro e innegable es que en Colombia hay una indiscutible injusticia social y laboral, porque el salario mínimo está muy por debajo del real y verdadero costo razonable de la canasta familiar, que según estudios que han presentado varios macroeconomistas, éste es de por lo menos $ 1.500.000 para una familia de cuatro personas de estratos bajos.

El costo real de la canasta

Como esta realidad del verdadero costo de la canasta familiar nunca se ha tenido en cuenta durante muchos años, ahora en la actualidad el problema se volvió grave y si no se toman medidas acertadas, los pobres seguirán siendo más pobres y como consecuencia, crece la inconformidad social de los estratos bajos que genera, cada vez más, inseguridad por robos, atracos, extorsiones, etc., delitos ya comunes que se han convertido en una alternativa criminal de sobrevivencia. La brecha económica entre ricos y pobres seguirá aumentando y peor aún,  los trabajadores y sus familias de estratos sociales medianos, poco a poco irán bajando su estrato.

Expresión mandada a recoger

La expresión «salario mínimo» establecida por el gobierno, de la que se aprovechan todos los empleadores,  debe desaparecer, el gobierno debe instituir un «salario piso»; es decir, un valor tope mínimo que ningún trabajador perciba menos de ese salario piso por su actividad laboral y ajustarlo anualmente.  Las empresas en general deben reconocer salarios justos y pagar salarios a sus empleados por su capacidad y eficacia en su particular desempeño laboral y de acuerdo con las utilidades que generen a la empresa esos trabajadores eficaces.

Empresas sin el mínimo

Se pueden citar dos ejemplos concretos de empresas que «no le paran bolas» al salario mínimo.  La estatal ECOPETROL, en la que el salario piso es no menos de $ 2.000.000, más las prebendas sindicales. En la empresa privada Carvajal S.A. los trabajadores de menor rango, devengan salarios mayores al denominado salario mínimo y no existe sindicato.

Teniendo en cuenta que hay grandes, medianas y pequeñas empresas incluyendo dentro de estas últimas a las tiendas por ejemplo, los analistas y expertos en macroeconomía, deben considerar fórmulas diferenciales para que el gobierno establezca un piso salarial de acuerdo con la magnitud de la empresa considerada por su capital y utilidades; o sea, que haya varios porcentajes de incremento anual para ese piso salarial según el sector en que esté cada empresa.

La medida nos afecta a todos

En cuanto a la opinión de que si el incremento del salario mínimo (término que debe desaparecer) es muy alto, afecta a todos los ciudadanos (pobres y ricos) en materia de costos de impuestos, multas, etc, la solución es que el valor de estos pagos no se determinen en salarios mínimos, sino en valores reales en pesos, ajustables anualmente con el IPC; ejemplo que una multa por «volada de un semáforo en rojo» no se determine en equis salarios mínimos sino por ejemplo, específicamente en $ 300.000.

Falsas imputaciones

En cuanto a la persistente teoría del gobierno y de los empresarios de que entre mayor sea el incremento anual de los salarios, la inflación crece, es totalmente falso y ahí está la prueba de varios países europeos y asiáticos que teniendo salarios muy superiores a los de Colombia, su inflación es muy baja. La inflación se controla eliminando los gastos públicos innecesarios del gobierno, la evasión de impuestos de la oligarquía, los recursos mal tergiversados y despilfarrados y sobre todo por los recursos dilapidados por la extrema corrupción.

Tolón Tilín

Lo sostiene el señor Guihur Porto: Si los asalariados en general devengan lo justo, de acuerdo con la situación del país, la economía se dinamiza porque habrá más poder adquisitivo y se multiplican las compras y ventas  y de ésto sacaría buen provecho el gobierno porque nada más con el solo impuesto del IVA, los recursos recaudados aumentarían exponencialmente.