18 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

«Importar alimentos no es necesario», dice presidente de la SAC

4 de agosto de 2014
4 de agosto de 2014

 

En la actual sequía, que afecta en gran mayoría a la Costa Atlántica, muchos sectores afirman que es necesario abrir desde ya las importaciones para evitar que haya escasez y especulación con los precios, especialmente de arroz, maíz y algunas frutas.

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Rafael Mejía, afirma que esas importaciones por ahora no son necesarias, ya que el abastecimiento es todavía normal, aunque con algunos sobresaltos por el efecto en algunas cosechas.

 

La sequía viene afectando cosechas, lo cual se ha reflejado en un alza de precios. ¿Cuál es la verdad en materia de abastecimiento, hoy?

El abastecimiento de alimentos a escala nacional hasta ahora es normal. Hay que entender que existen algunas zonas que se afectan. Por fortuna, hasta el momento el fenómeno de El Niño no ha ingresado, y lo que se viene presentando es un fuerte verano en la Costa Caribe y en el altiplano cundiboyacense. La falta de lluvias seguramente irá hasta Octubre, y empatará aparentemente con la llegada de El Niño que se prolongará hasta marzo del 2015.

¿De qué tamaño es hoy la producción de alimentos, pese al fuerte verano?

En Colombia se producen 30 millones de toneladas de alimentos al año, y se exportan cuatro millones de toneladas, a la vez que se importan diez millones de toneladas. Ese consumo anual es de unas 36 millones de toneladas. Lo que hace el verano es reducir el crecimiento de los cultivos permanentes, como en la Costa, donde se pueden perder cosechas de arroz y maíz, al igual que de pastos. Eso, lógicamente afecta el volumen de carga que llega a los mercados de consumo, a tiempo que se disminuye la producción de leche. Pero en términos generales no hay un alza desmesurada en precios, sino algunos incrementos en mercados locales.

¿Qué tanto El Niño podría desplomar la oferta alimentaria este año?

Hasta el momento el comportamiento es positivo en la oferta de alimentos, es decir, bajo parámetros normales. Es decir, cuando usted escoge un área de producción de cinco millones de hectáreas y se afectan 200.000, 400.000 u 800.000 eso lo que significa es una disminución del área, por lo que la calidad también se afecta.

Aquí lo que preocupa es cómo van a vivir esos cultivadores en sus parcelas que tienen 12 o 14 hectáreas de arroz y cómo van a pagar los créditos que adeudan. Y mientras ello sucede la incertidumbre es cuándo y cómo van a volver a producir.

¿Es necesario desde ya una importación mayor de alimentos?

En forma masiva, como se quiere especular, no. Le doy un ejemplo: En los años 2011 y 2012, hubo unas afectaciones tremendas, ya que de cinco millones de hectáreas se afectaron alrededor de 400.000 hectáreas. Es decir, apenas el 8 %.
Cuando se habla de importaciones masivas no creo que haya lugar a eso en las perspectivas actuales.

El Gobierno está tomando medidas de coyuntura, pero no de fondo como las que viene solicitando la SAC, ya que aún está faltando una política agraria. Por ejemplo, hay que estudiar la problemática del agua, los reservorios comunales y la creación de más distritos de riego. En eso estamos demorados, a pesar de que es una de las necesidades más apremiantes de los agricultores.

Por: EL PAÍS, CALI