1 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Proponen cambiar modelo para incrementar el salario mínimo

6 de agosto de 2014

 

El hiperactivo dirigente costeño compartió con El Campanario el contenido de su iniciativa que seguramente será de muy buen recibo en las confederaciones sindicales y de pronto en las alturas del poder.

El estudio el señor Guihur demuestra que Colombia es el país de América en el que el trabajador recibe el salario mínimo más bajo, tasado en dólares. Veamos: Argentina 575. Panamá 450. Costa Rica 516. Chile 420. Brasil 388. Ecuador 371. Estados Unidos 1.400. Colombia 305.

He aquí la misma remuneración en Europa, tasada en Euros: España 645. Francia 1.430. Italia 880.Inglaterra 1.179, mientras que en Colombia es penas de 226.

Los fundamentos de la propuesta

El salario mínimo que debe ser justo y consecuente con el costo real de la canasta familiar, debería ser variable y clasificado según la clase y utilidad de las empresas.

Por ejemplo, para los trabajadores del sector financiero que anualmente reporta billonarias utilidades, para las multinacionales e industriales y grandes almacenes, etc., el incremento anual de los salarios debería ser muchísimo mayor que para las pequeñas y medianas empresas. Los ministerios del Trabajo y de Hacienda, a través de La DIAN, deberían  hacer una clasificación de las empresas de acuerdo con su sector y sus utilidades reportadas en el año inmediatamente anterior, para que con base en ello se decreten porcentajes variables del incremento del salario mínimo de los diferentes trabajadores.

Las pequeñas empresas

Es muy cierto que a una pequeña empresa, los tenderos por ejemplo, les impacta económicamente un alto incremento del salario mínimo y provoca despidos de empleados, pero –también por ejemplo– la banca, que fundamentada en el incremento del salario mínimo general autorizado, solamente les aumentan a sus empleados ese mínimo porcentaje y por ende, sus utilidades se incrementan ostensiblemente, pudiendo remunerar mejor a sus trabajadores.

El crecimiento de la brecha

Por otra parte, cada año la brecha entre ricos y pobres se acentúa más, porque aunque el porcentaje (4.5%) es el mismo, en pesos no es igual porque, un trabajador que devenga el mínimo su incremento para el 2014 será de $ 26.587, PERO para un magistrado por ejemplo que devenga $ 20.000.000 mensuales, su incremento será de $ 900.000; es decir, en este ejemplo concreto la diferencia es de $ 873.413. ¿Es ésto justo y razonable? Y qué decir de los  altos ejecutivos (presidentes, vicepresidentes, etc) de bancos, multinacionales, etc. que devengan más de 50 o 60 millones de pesos al mes?

Factores a tener en cuenta

Luego entonces, el incremento del salario mínimo, para que haya justicia laboral y social, debería hacerse teniendo en cuenta:

1) De acuerdo con las utilidades de las empresas.  (incentivaría a los trabajadores a velar por el rendimiento de las utilidades de su empresa)

2) Por escala salarial (entre menor sea el salario, mayor debe ser el porcentaje de incremento y mientras mayor sea el salario, menor debe ser el porcentaje de incremento) Ejemplo: Para salarios entre el mínimo y un millón de pesos: 15%; entre un millón uno y dos millones: 10%: entre dos millones uno y tres millones: 8%… y así sucesivamente hasta llegar a 20 millones y en adelante: el aumento se hará por el porcentaje del IPC.

Tolón Tilín

El señor Guihur piensa que puede haber otras fórmulas similares o mejores para tener en cuenta en el incremento anual de los salarios para que se dinamice la economía nacional y para que haya justicia social. La justicia social en aspectos económicos se obtendrá cuando el salario mínimo sea igual o superior al verdadero costo real de la canasta familia. Y es difícil que en Colombia esta justicia social se logre, porque nuestros padres de la patria, ministros y oligárquicos, siempre están pensando en su mutuo beneficio y no quieren o no tienen la capacidad para idear fórmulas que mitiguen la desigualdad en Colombia, se olvidan del pueblo de quienes realmente viven.