9 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La cuota inicial del “Bogotazo”

9 de agosto de 2014

El escritor y periodista Enrique Santos Molano —descendiente del gran ‘Calibán’— reseña la curiosa historia en  su libro, titulado “Colombia día a día”, que el campanero se levantó en una de las llamadas “librerías agáchese”, del congestionado centro capitalino.  

El episodio de apertura

El Bogotazo. 1893. 15-16 de enero. Violentos motines en Bogotá estallan cuando, al protestar contra un artículo de ‘Colombia Cristiana’, que ultraja de manera poco cristiana a los artesanos, los obreros y los artesanos de Bogotá se enfrentan vigorosamente a la Policía. Fieros combates en las calles de la capital. La Policía es sitiada por los amotinados y dispara sobre ellos. Incendian la casa del ministro de Gobierno,  cargo de la Presidencia, general Antonio B. Cuervo, y apedrean todas las viviendas y comercios de las tres calles reales. Se intenta linchar al jefe de la Policía, comisario Marcelino Gilibert. Interviene el Ejército y logra dominar a los artesanos amotinados. Los muertos pasan de cuarenta y de cien los heridos. Los daños materiales son incalculables: La revuelta es ampliamente comentada por The Times, de Londres, y Le Soleil, de Paris, que la califican como “El Bogotazo”.

Otras noticias olvidadas

Saltan fácilmente de la asonada al balompié en el variopinto repertorio de Santos Molano: Un año antes del amotinamiento capitalino, el 21 de julio de 1892, los cronistas de la época demostraban que no eran muy aptos para los vaticinios. He aquí una muestra:

No pega el fútbol. El coronel estadounidenses Henry R. Lemly, instructor de la Escuela Militar, introduce en Bogotá el juego del fútbol y realiza las primeras prácticas entre los cadetes de la Escuela. Se divulga el reglamento del juego del fútbol, pero el público no le presta atención y son muy escasos los asistentes a la partida que se juega entre los cadetes de la institución militar. Se teme que ese juego no tendrá porvenir entre nosotros.

Pero diez años después, en el 1902, se decidió que el Fútbol, ahora sí:  Como apoyo a las gestiones de paz se funda el Bogotá Fútbol Club, promovido por los hermanos Carlos y José Obregón Arjona y auspiciado por el Polo Club. El primer partido entre Rojos y Blancos se juega en la cancha de Teusaquillo, y pronto se organizan numerosos clubes en Bogotá y en las capitales, principalmente en Barranquilla. Se necesitaron 46 años para que el Santa Fe se coronara como primer campeón del fútbol colombiano, en 1948.

Peligro: ¡Puertas cerradas!

Año 1940. 7 de mayo. Horrible tragedia en Sandoná, Nariño. 116 muertos y 60 heridos al incendiarse el edificio de la Casa Municipal, mientras se proyectaba una película en uno de los actos conmemorativos del centenario de la muerte del general Santander. Los asistentes no pudieron salir porque todas las puertas estaban cerradas con llave.

Muertos en los almacenes “Vida”

Muerte en el Vida. 16 de diciembre de 1958. Ochenta y ocho personas, la mayoría de ellas mujeres y niños, perecen calcinadas y asfixiadas en el incendio de la sucursal de Almacenes Vida, en la carrera 7 entre calles 12 y 13, de Bogotá. Al declararse el fuego y generarse el pánico dentro en el almacén, uno de los vigilantes bajó las rejas de salida para evitar que los clientes escaparan sin pagar.

Tolón Tilín

En este rico manantial de información que rescata Santos Molano en su libro, para solaz de quienes somos aficionados a la historia, nos encontramos con dos longevos colombianos del pasado: la caleña Calixta Ramírez, quien al cumplir sus 150 años de edad, estaba lúcida y fuerte como una muchacha de 20, y el pamplonés Manuel Pedro Hernández, de 123 años, que en la guerra de independencia fue ordenanza del general Santander y a su edad relataba de memoria pasajes vitales de la gesta emancipadora.