8 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La ampliación del período presidencial. Se justifica?

11 de agosto de 2014

ferney pazDe 1830 ( Congreso admirable ) a 1863 ( Constitución de Rionegro ), se consagró un  período  de cuatro años, de 1863 a 1885, de dos años, de 1886 a 1894 ( muerte de Rafael Núñez) de  seis años y de 1894 hasta la fecha, el ejercicio presidencial es  de cuatro años , haciendo la precisa salvedad que en el mandato  de Rafael Reyes , este convoca una Asamblea Nacional Constituyente , la cual definió que el período  presidencial sería de 10 años si  este lo ejercía,  en cabeza de otro mandatario de cuatro años.

Se plantea el tema por los anuncios del presidente Santos de proponer un cambio constitucional en donde se elimina la reelección presidencial  que tanto daño le ha ocasionado a la democracia colombiana, con ampliación del período a 5 o 6 años, idea que si no se articula con otras normas de la constitución podría generar un desajuste al modelo del Estado que actualmente se tiene, por las implicaciones de orden jurídico  en otros  entes oficiales que podrían ser permeados por la reforma que se proyecta.

Se debe evitar que con el afán de cumplir unas promesas de campaña, no se analice en debida forma ese proceso de armonizar y unificar los diferentes períodos de los órganos unipersonales o colegiados, buscando con ello un equilibrio  en la estructura Estatal, o simplemente llegar a la sana conclusión que no es conveniente  la modificación,  cuando de por medio el país enfrenta grandes retos que debe merecer la mayor atención por parte del Ejecutivo y el Congreso nacional, como las urgentes reformas a la justicia, tema  no mencionado en el discurso de posesión, en mora en darla a  conocer como  factor  esencial para  encontrar la paz social que tanto se  reclama,  dilación que preocupa a la sociedad en asunto de   inaplazable  ejecución, la de educación, de pensiones, la electoral, ( con el actual sistema  el ejercicio popular es una burla ) la tributaria, de la salud, agraria  y otras más  que demanda  la Nación.

A título de ejemplo, con la ampliación  del mandato presidencial y su fórmula vicepresidencial, tendría que  consagrarse esa extensión  para  otros altos funcionarios  del Estado,  como Procurador General de la Nación, Contraloría General de la Republica, Auditoría general , Defensoría Pública, Congresistas, miembros de la junta directiva del Banco de la Republica, sin contar los efectos que a nivel departamental y municipal traería la reforma en cuanto a los períodos de los funcionarios de este nivel .

El término  de los cuatro años  es cuestionado por considerarse que es poco tiempo para una gestión de gobierno y que un mandato de  5 o 6 años le permitiría al gobernarte de  turno  ejecutar mayores realizaciones, tesis relativa por cuanto para un buen gobernarte 5  o 6 años podría no ser suficiente para culminar su  programa de  gobierno, pero para uno malo se constituye en un infierno tanto para él como para los gobernados. (No nos imaginamos  a los habitantes de  Bogotá  sobrellevar  un período de  6 años con un  Alcalde de las precarias  condiciones  gerenciales   del Señor Petro)
De igual manera, alertar desde ya respecto a las voces que aluden a la unificación del calendario electoral en el evento de  aprobarse  la reforma que se  proyecta, por las consecuencias para el sistema político, por cuanto estaríamos  engendrando una  especie de “PRI” a la  colombiana, que nos hace recordar  lo expresado por el ex presidente Lleras Camargo en el discurso pronunciado en la conmemoración de los treinta años de la Sociedad Económica de amigos del país en el año  de 1986, cuando  afirmaba que “no se puede consolidar un PRI en Colombia, porque la democracia en nuestro país no soportaría la hegemonía política de un solo partido “.

Importante y sano para la Nación se  dé el debate con la pregunta  si se justifica  que ante las  reformas urgentes de  carácter  económico , social y política, que requiere  con urgencia el país  en la etapa del post conflicto, se adentre  en una discusión  que demandaría  el trámite de  dos  períodos ordinarios y consecutivos  por parte del Congreso , dejando de lado  aspectos de mayor trascendencia  para la convivencia nacional.

ADENDA: ALBERTO MENDOZA HOYOS: EL ÙLTIMO CABALLERO DE LA POLÌTICA. Debo destacar la  interesante  columna que el reconocido periodista Don Orlando Cadavid Correa, le dedica  a los 50 años de la designación por parte del presidente Guillermo León Valencia del senador Alberto  Mendoza Hoyos como Ministro de Gobierno, en donde resalta las condiciones y cualidades del hombre de Estado  e intuitivo político, en una de las etapas  de mayor convulsión social y de enfrentamientos partidistas.

En lo personal tuve el privilegio de contar con su amistad y consejos permanentes desde la época de mis estudios universitarios en la Facultad de derecho de la U. de Caldas y posteriormente como su Secretario General de la Alcaldía de Manizales y Ejecutivo de la “Sociedad de Fabricación de Automotores “(SOFASA), cuando  se desempeñó como Presidente de la compañía  en representación del  gobierno colombiano por  tener mayoría accionaria el sector francés, dejándose oír  con respeto y reverencia al directivo que hizo entrar en razón a la dirigencia sindical, que  lo vio  como al  vocero preocupado por establecer un justo equilibrio entre las fuerzas laborales y la compañía.

Nadie como él en la vida pública contemporánea estuvo más ligado con lo que esta patria representa como proceso civilizador, como evolución creadora, como ideal histórico.  

Mendoza Hoyos respetó el derecho ajeno, consignado en la ley; la autoridad como fruto del contrato libre, y no del  status predeterminado, la libertad como punto de referencia de todas las acciones humanas, la garantía de esa libertad como única forma del equilibrio social.

Unió su vida con la dama manizaleña  doña Fanny Gómez de Mendoza, de una discreción tal, que hacía  pareja con la gentileza perfecta y el trato social inigualable frente a sus amistades, respetado por su vasta  cultura,  formador de generaciones de abogados en el campo del derecho público internacional,  el empleo correcto del idioma castellano, como la de la  lengua francesa, nación donde se formó en sus primeros años escolares.

Como político y diplomático, ejemplarizó la democracia colombiana, llegando  a las cimas  más altas del aprecio  ciudadano, sin haber recurrido a los baratos expedientes que usualmente conquistan la popularidad,  y  el estamento  parlamentario lo consideraba como una  reserva moral del liberalismo, haciendo parte de la Dirección Nacional en la compañía de Carlos Lleras, Augusto Espinosa Valderrama, Víctor Mosquera Chaux, Julio César Turbay.

El Senado de la República  lo conoció como legislador estudioso, penetrante y panorámico, que pensó en función de la inteligencia, con una concepción clara del Estado y del gobierno, presidente por  varias legislaturas de la comisión tercera  de asuntos económicos y como Alcalde  de su natal Manizales desarrolló una gestión callada y serena, como todas sus actuaciones, dejando la impronta  de excelente gobernante, destacándose entre otras, la conversión de la deuda en marcos de las Empresas públicas en moneda nacional, el impulso a la empresa de  Desarrollo Urbano, la creación jurídica de la Terminal de transporte, honrándome al ser su primer gerente, y un manejo trasparente de la hacienda pública.

Cuando ejercía el cargo de Gobernador  de  Caldas, ( año 1964) antes de la segregación,  es llamado a ocupar el Ministerio de  Gobierno  (hoy del Interior)  desarrollando una labor encomiable que le permitió  al  país  conservar su estructura democrática, frente al inminente golpe de estado.(Episodio con el general Ruiz Novoa )

Gratificante , recordar a los ciudadanos que hicieron patria ,y no puedo menos que finalizar esta remembranza , con las palabras  con las que terminé  mi oración fúnebre en representación de  la juridicidad caldense en el campo santo, el día 27 de abril de 1994 :  Empieza a correr el tiempo y la inmensidad de su silencio nos abruma y nos convoca para continuar la lucha por los ideales que fueron la razón de su existencia prodigiosa, donde la inteligencia rampante era espada flamígera para invitar a amigos y contrincantes a trabajar en beneficio de la superación de las gentes de Caldas.

Bella, fecunda y ejemplar la vida suya, tocada ahora por la lumbre de los simboles puros.

Bogotá, Agosto 12 de 2014.

Columnas del autor

*Vuelve y juega. La ampliación de los períodos
*Lo social de derecho. ¿Se aplica?
*El Congreso frente a la sociedad civil
*Derrotar la corrupción: tarea del próximo mandato
*Cuidado con el unanimismo
*La calentura no está en las sábanas, si no en la fiebre del enfermo
*Las otroras ideas liberales
*La puerta giratoria. Vicio para extirpar
*Paz: que el pueblo decida
*¿Justicia Ideologizada?
*El narcotráfico. Fin de un flagelo?
*Avatares de una reelección
*Restauración moral sí. Restauración ética sí.
*Preguntas para los candidatos presidenciales.
*Rescatar la seguridad jurídica
*El derrumbe de la Licorera de Caldas. ¿Quénes responden?
*Un país que ha llegado al estado de anomia
*El 9 de abril: fecha imposible de olvidar
*La mala hora de Buenaventura
*La institucionalidad frente al caso Petro
*La ética en la política: la gran derrotada
*Renovación o la misma harina en diferente costal
*El manoseo de la Constitución Política
*Nubarrones para la pensión de jubilación…
*La inseguridad ciudadana
*El período y forma de elección de los magistrados
*El abstencionismo
*Las trampas electorales.
*El transfuguismo o estafa política
*Justicia: ¿La tenemos?
*Que no se repita la historia
*El tape, tape, tape
*Una confusa exposición de motivos
*La convención liberal frente a la justicia
*Estado, violencia y polarización
*Reforma judicial sí, pero estructural
*¿Quién le pone el cascabel al gato?
*Las listas cerradas VS listas con voto preferente
*Los costos electorales, exorbitantes y ostentosos
*La reelección
*Régimen disciplinario de los partidos
*Indiferencia electoral o ausencia de cultura política
*El control fiscal. Reforma al sistema de postulación
**El referendo. Ventajas y desventajas
*Natalicio del ex presidente López Michelsen. Homenaje liberal
*Adhesiones que incomodan.
*Equilibrio salarial o bonificación preelectoral
*La protesta social.
*Caldas y su elección atípica
*Venimos del ayer y vamos recorriendo un camino
*
La justicia como ideal o la justicia del miedo.
*Como eran amigos de Rolando…
*Hermandad sí, pero sin amenazas
*
Eficiencia judicial vs turismo internacional.
*Inicio de la campaña presidencial
*
Política de consenso y de convivencia para Caldas.
*Sevilla: la del Valle
*La cooptación restringida.
*
El voto y un catálogo de necesidades sociales.
*La igualdad ante la ley. La detención intramural

*Aspirantes a granel. Y los programas?

*9 de abril: magnicidio de Gaitán.
*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial