2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cuando ganamos tiempo perdiéndolo

4 de agosto de 2014

 

ricardo tribin

Por esto es importante llevar un plan diario y semanal que podremos consignar en una agenda, un cuaderno, un organizador e incluso en la computadora. Tal vez lo menos aconsejable será llevarlo en la cabeza, ya que la memoria con frecuencia no alcanza a registrarlo todo y de allí que se cometan tantos incumplimientos que sin duda alguna fastidian y molestan, además de los problemas que ellos acarrean.

Es importante recordar que si una llamada se recibe, resulta oportuno contestarla, procedimiento también que conviene aplicarlo con los correos físicos y en los electrónicos. La verdad sea dicha que el no recibir respuesta a una nota crea bastante desagrado, además de dejar una pésima impresión de quien así procede. La cultura y el respeto demandan del receptor del mensaje la misma tónica, signo de buena educación, y por ello que grato resulta cuando las respuestas llegan.

Sin embargo hay a veces circunstancias en las que no vale la pena matarse para llegar a la meta. Esta el caso de aquel quien maneja tarde para una cita y por ello,  pretendiendo ganar el tiempo perdido, se va como un bólido, para al final ser detenido por un accidente que le traerá un mal momento, no solo para él sino también para los otros que se afecten. De ahí que aquel refrán que dice, que es mejor perder un minuto en la vida que la vida en un minuto, es algo de verdad sabio para evitar que una circunstancia, quizás no tan positiva como la que un atraso implica, pueda llegar a convertirse en otra sumamente negativa , producto de una colisión.

De lo anterior es bueno deducir que la prudencia y la precaución jamás van de la mano del andar locamente a las carreras, evento que conlleva pérdidas innecesarias de control, lo que confirma que el exceso de velocidad no es paralelo al buen manejo, lo que mucho menos se aplica cuando alguien, creyéndose un Fangio, quiere sobrepasar sin necesidad a todos los otros carros, o aquel que simplemente cree que la vía es suya y que por lo tanto podrá hacer con ella lo que le provoque. Por todo esto resulta enriquecedor saber que en tales ocasiones, el perder algunos segundos lo que nos producirá será el ganar mucho en seguridad, serenidad y buena salud.