6 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Crónica de una traición anunciada

21 de agosto de 2014

william calderonResumen de una felonía

Recordemos que fue Gaviria Trujillo quien recogió de las cenizas lo que iba quedando del proyecto reeleccionista, logrando alinear a todas las tendencias políticas en torno al ideario propuesto por Santos, que parecía naufragar en medio de un mar de promesas incumplidas a lo largo y ancho del territorio nacional.

El risaraldense sacó y enarboló el trapo rojo; recorrió el país;  se enfrentó al ex presidente Uribe, a quien en medio del fragor  electoral llegó a calificar  de «mentiroso” por triplicado, recogiendo para la causa santista a muchos liberales, independientes, conservadores, gentes sin partido, abstencionistas  y los más calificados voceros de  la izquierda democrática.

Se le dijo, se le advirtió, se le recomendó

Parodiando al desaparecido Hebert Castro, “El coloso del humorismo” cuando se dirigía a su inmenso auditorio nacional, refiriéndose al invisible “Peraloca”: «se le dijo…. se le recomendó…  se le advirtió… Pero noquiso hacer caso… Se pasó la advertencia por la faja”.

Se le previno que de seguir así correría la misma suerte que padeció  en su momento el ex presidente Uribe a quien Santos dejo tirado como bien mostrenco a la vera del camino, dejando a Gaviria en la más absoluta soledad, como lo relata la Revista Semana en su más reciente entrega.

En poltica nadie sabe para quién se baña

El ganador  absoluto de la última traición de Santos fue el ex presidente Samper, quien impuso el nombre del ex procurador Edgardo Maya como candidato para la Contralor´´ia General de la Republica, derrotando estruendosamente al candidato de la Casa Gaviria que paradójicamente solo tuvo el respaldo del expresidente Uribe y su bancada. Samper  sacó adelante la designación de Juan Fernando Cristo, como Ministro de la política; mantiene a la señora María Holguin en la Cancillería y a su hijo como Viceministro de Justicia, manejando las Reformas a la Justicia y a la Politica,  mientras al hijo de Gaviria lo dejaron comprado el “Everfit” para el ministerio de Hacienda, dándole como premio de consolación la Dirección del Departamento de Planeación; como si lo anterior fuera poco, el expresidente gordito manejará  desde Quito –si no se le atraviesan– las relaciones internacionales con el Foro de Sao Paulo desde la Secretaria de Unasur …si no le ponen zancadilla.

Mientras tanto, Gaviria…

Llora como plañidera  sobre la leche derramada, cuando dice «Yo me esforcé, luche y trabajé al máximo por ganarme la «amistad» del Presidente Juan Manuel Santos, pero pudieron más Samper y Vargas Lleras y de qué manera», luego de la elección del nuevo Contralor de la República” y remató diciendo: “No me interesa «para nada » asumir la dirección del Partido Liberal”.     

El episodio narrado por Semana

LA SOLEDAD EN LA QUE QUEDÓ CÉSAR GAVIRIA

El expresidente sufrió una derrota política y sólo los congresistas uribistas lo respaldaron con su candidato a contralor.

Vínculo: HTTP://WWW.SEMANA.COM/NACION/ARTICULO/LA-SOLEDAD-EN-LA-QUE-QUEDO-CESAR-GAVIRIA/399741-3