5 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia se encuentra entre la espada y la pared

6 de agosto de 2014

gustavo hermosa

El famoso convenio con la guerrilla, para dar fin a la cruenta matanza de inocentes que por más de medio siglo viene golpeando, sin distingos, pero con mayor sevicia, a los campesinos y a las gentes más vulnerables, en sitios donde el Estado nunca ha hecho presencia, como las modalidades de vacuna, secuestro, chantaje, reclutamiento de menores y violaciones sexuales, es decir, todo lo que el derecho internacional humanitario considera como crímenes de lesa humanidad.

Lo hecho hasta ahora en La Habana, había ilusionado a muchos, que no conocen muy bien lo que piensan los jerarcas de las F.a.r.c., si es que se puede decir que piensan, pero que de una u otra manera le estaba saliendo caro al Presidente Santos, apostarle a semejante ruleta rusa. Sin embargo dicen que la esperanza es lo último que se pierde, o sea lo inverso a lo que sucede con la virginidad, que es lo primero que se pierde.

Pero los negociadores han pecado por ingenuos, por crédulos, o porque se quieren agarrar del último pedazo del lazo, y se llegue a firmar una verdadera y duradera paz, con una sociedad que detesta a las F.a.r.c., que no creo que abandonen el fabuloso negocio de la coca, para convertirse en agricultores, mansos y respetuosos de la ley.

Otra talanquera es que si esos acuerdos, que se firmen en La Habana pasan por el Congreso, o son los ciudadanos los que votan si la aceptan o no, máxime ahora que han arreciado la destrucción casi diaria de la infra-estructura eléctrica, han contaminado quebradas y ríos, y han asesinado no solo a muchas personas de la población civil, sino que en ese baño sangriento han caído menores de edad; las probabilidades de que el pueblo las apruebe se van disminuyendo.

Otra calamidad propia de la ineptitud de los gobiernos, es que siempre o es el invierno o es el verano el que siempre nos coge con los calzones abajo.

La desolación de varias regiones de la costa norte, y el espectáculo dantesco de La Guajira, así como en los llanos orientales, donde las temperaturas sobrepasan los 40 grados c. , muestran que tanto el gobierno central como los gobernadores y alcaldes se hicieron los de la oreja mocha con las advertencias del IDEAM, y no construyeron distritos de riego, o instalaron muchas plantas desalinizadoras, o se abrieron grandes pozos, con redes de tubería extendida, para que el vital líquido llegase a los animales y a los humanos.

En otros casos más aberrantes, en sitios donde llegaban dineros de las regalias en cantidades alarmantes, nunca se terminaron los acueductos, mejor aun, ni siquiera los empezaron, dejando a grandes regiones sin el suministro del agua.

¿Cuántos de los que desviaron esos dineros están detenidos?  Averígüelo Vargas.

¿Podrá un país así, ser viable? ¿Podrá un país, ver que los dignatarios del Senado se enfrascan en sacarse los cueros al sol y no legislan? ¿Por qué el senador Uribe esconde las pruebas que lo comprometen en graves delitos? ¿Cuál es el miedo a permitir el debate con Iván Cepeda?

Somos de un colombianismo que raya en la histeria, si nos referimos a James Rodríguez, a Marianita Pajón, a la chica Ibargüen, a los ciclistas, pero porque ellos sí son transparentes, mientras que por el otro lado, tenemos metida la cabeza hasta el cuello en el mar de la corrupción.

¿Ese es el país que queremos? ¿Es este el país que nos brinda justicia no politizada, rápida y eficazmente? ¿Es este el país donde podemos acceder a un servicio de salud de alta tecnología y oportuna atención?  ¿Es este el país que les brinda a nuestros hijos y nietos la mejor educación? ¿Es este el país donde podemos transitar por  las calles de cualquier ciudad sin que nos asesinen?  

Todos sabemos lo bella que es Colombia, pero muchos de sus habitantes, por su accionar, producen asco.

El próximo articulo lo estaré enviando desde Madagascar.

 

[email protected]