1 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cambio climático y la economía

9 de agosto de 2014

En dicho estudio hacen recomendaciones para evitar un porcentaje alto del impacto económico por el cambio climático para enfrentar realmente la plaga más grande para la economía y especialmente para la agricultura en su conjunto, pero hay que aceptar que nos quedamos cortos; hoy estamos «tocados» porque vemos sin agua La Guajira, muriendo los chigüiros en Casanare, mortandad de ganado en vastas regiones de la patria; se nos olvidó la ola invernal de hace 3 años. Dejamos que nuestros competidores sí hagan investigación, sean previsivos y enfrenten el reto.

Uno de los efectos de la crisis cafetera además de haber cogido con los «calzones abajo» al Gobierno y al propio gremio con la Federación a la cabeza fue el cambio climático, cuando hay Fenómeno de El Niño las temperaturas se elevan y propician las plagas afectando la producción; cuando aparece el Fenómeno de La Niña la lluvia permanente afecta la florescencia y la producción cae, y no hemos hecho nada por una variedad resistente a los efectos del cambio climático.

Brasil padecía el fenómeno de las heladas cuando era nuestro competidor y resolvió ese problema, la producción del grano allá no cae por ese efecto. ¿Por qué nosotros no lo podemos hacer? Hay unos recursos muy importantes de 1 billón de pesos anuales de regalías, para ciencia y tecnología, hoy desperdiciados por cuenta de los alcaldes financiando «cositas», computadores, software, viveros, y el alcalde de Bogotá comprando una máquina tapa huecos. Esta fuente debería utilizarse para investigar, cueste lo que cueste, variedades que sean resistentes al cambio climático y podamos mantener nuestra productividad alta en café y en otros productos, así evitaríamos el impacto en esta proporción del cambio climático en la economía.

Rodrigo Villalba
Senador de la República