15 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Boceto de un patán

14 de agosto de 2014

 

Llega a las reuniones atisbando el escenario. Alarga el cuello, lo zangolotea, abre las aletas de la nariz, escudriña y toma asiento. Procura hacerse  notorio. Quisiera que el mundo girara en torno suyo. Como gusta de los áulicos, anda en manada, con  niñas bisoñas y lagartos expertos en el manejo del hisopo.  No podría subsistir sin esa resaca humana de labia  fantasiosa, lisonjera  y servil. Está acostumbrado a tener vasallos, a los elogios efímeros, a la ponderación ridícula de sus hazañas para encumbrarse en  los altares de una democracia mentirosa.

No tiene sentimientos duraderos, porque su alma es un rancho de beduinos. Suya no es la espada toledana si no la cimitarra sarracena. A quien puede hundirle el puñal por la espalda, lo hace a mansalva y sobreseguro,por  mano propia o de terceros.

Tiene alma pequeña, que vale pocos denarios. Por treinta monedas, como Judas, vende al Señor. Su  corazón es inconstante, compra amores pasajeros, y cambia fácilmente  de tálamo en la romería de los dormitorios, como cualquier lechuguino irresponsable.

Habla fácil, sabe hacer caracoles literarios, y embadurna de promesas la expectativa de la gente.Jamás cumple su palabra porque es un embustero compulsivo que compromete su verbo  tramposo que poco  vale. En los pueblos trabaja con política prestada, apropiándose de méritos ajenos.

Es un ególatra. Se ama a sí mismo, es esclavo de los espejos como  cualquier narciso, administra su Yo con doblamientos mahometanos. Nadie puede ubicar su temperamento. Ciclotímico, palidece como los cobardes, es energúmeno artificial, vinagre a veces, maneja miedos recónditos, payasea su imagen de acuerdo a las circunstancias.

Tiene risa estridente  matizada con interjecciones, sube el sonido de sus carcajadas campesinas y lanza pequeños gritos estridentes como si fuera un cantorcillo  de rancheras.
Es desleal. Su antena de manzanillo lo acomoda siempre en el grupo ganador. Como Fouché alquila su alma al mejor postor. Su conciencia siempre está en subasta.

Un hombrecillo así,de  moral liliputiense, felón, de barata condición humana, hurtador de méritos ajenos, ¿ puede ser jefe de un partido? ¡Vaya, vaya! Los conductores que logran raigambre popular son de una sola pieza. Son enterizos. No tienen subterfugios, no son camaleones, no hieren con gumías, ni por detrás descargan  golpes mortales. Son como Gilberto Alzate y Omar Yepes, de una sola pieza. Con palabra sagrada, sembradores de doctrina, jamás aprovechadores de la  ingenuidad del pueblo.
Estos reptiles que pretenden alzar la bandera con manos falsas, jamás serán los voceros genuinos de la comunidad.

Jesucristo tuvo un traidor. En la política de Colombia son muchos los que le venden el alma al diablo. Por ejemplo, el político patán.

[email protected]

Columnas del autor:

*Miguel Saturnino Uribe
*Gobiernos corruptos
*Trascender
*Ajedrez político de Caldas…
*Remenbranzas…
*El blindaje de los penalistas…
*¿Por qué Zuluaga sí?
*David y Goliat…
*Los gananciosos…
*Sándor Márai
*¿Uribe: ¿Un obstáculo para Zuluaga?
*¡Mande mi general!
*Frívolas historias de sexo
*Ritos paganos
*Misiva para Hernán Penagos
*Senadores departamentales
*«Una imagen vale más que mil palabras»
*La clandestinidad en el amor
*El barril de los puercos
*La fuerza que decide
*Defensa de la «mermelada»
*La palabra como escritura pública
*Primero, lo primero