1 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

50 mil reses muertas y dos millones de tierras afectadas por «El Niño»

4 de agosto de 2014
4 de agosto de 2014

 

En el Eje Cafetero ya empiezan a observarse los efectos demoledores del desastre en los cafetales que se están tornando amarillentos y plantaciones de plátano, yuca, papa que ya están literalmente arruinadas.

El presidente ejecutivo de Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera, hizo un nuevo llamado al Gobierno Nacional para adoptar medidas urgentes orientadas a mitigar los efectos del fenómeno de El Niño, que sin llegar aún a su período crítico, ya ha generado más de seis meses de sequía en algunas zonas del país.

“Este fenómeno de El Niño, que todavía no ha entrado del todo, y el cuál se expresará con mucha más profundidad el próximo trimestre y el primero del próximo año, traerá pérdidas mayores que las de fenómenos climáticos anteriores”, mencionó Lafaurie Rivera con preocupación.

Para El Niño de 2009-2010, las pérdidas fueron de 1,2 billones de pesos, mientras que en el fenómeno de La Niña que afectó al país entre octubre de 2010 y marzo de 2011, las pérdidas llegaron a 1,1 billones de pesos. Si se tiene en cuenta que el fenómeno actual está apenas comenzando, ya se estiman pérdidas para el sector ganadero que se reflejan en pérdida de peso de los animales: 53.000 millones; disminución en producción de leche: 38.000 millones; pérdida de fertilidad en vacas: 119.000 millones y afectación de suelos y pastos: 64.000 millones de pesos.

Semejante volumen de pérdida en tan corto tiempo disminuye la capacidad de los productores para atender las obligaciones derivadas de la compra de suplementos alimenticios y otros insumos, pero sobre todo de atender los créditos vigentes. Para Fedegán es importante que el Gobierno otorgue periodos de gracia para el pago de obligaciones, congele y normalice los créditos a partir del año 2015 o 2016, de acuerdo con la gravedad del fenómeno climático y hasta que la economía ganadera se estabilice.

El dirigente gremial aclaró que las medidas no pueden ser solo de corto plazo, sino que “el país debe hacer un enorme esfuerzo de largo plazo en recuperación de cuencas y manejo ambiental, y en soluciones más permanentes como la perforación de pozos profundos y la generación de una infraestructura de riego que sea capaz de contrarrestar estos fenómenos que cada vez serán más frecuentes”.