9 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Por primera vez un grupo armado ilegal en nuestro país acepta la necesidad de reconocer a todas las víctimas del conflicto, afirma Santos

23 de julio de 2014
23 de julio de 2014

Presidencia de la República

El Jefe de Estado enfatizó que la importancia de dicho paso radica en que “por primera vez primer vez un grupo armado ilegal en nuestro país acepta, junto con el Gobierno, que es necesario reconocer a todas las víctimas del conflicto, que cualquier discusión debe partir del reconocimiento de responsabilidad frente a ellas, y que sus derechos no son negociables”.

Durante su intervención en el Foro sobre Cultura de Paz y Justicia Transicional, llamó la atención sobre el principio de esclarecimiento de la verdad, “porque en él nos pusimos de acuerdo en que ‘esclarecer lo sucedido es fundamental para la satisfacción de los derechos de las víctimas y de la sociedad en general’ ”.

Agregó que hoy se les puede decir a las víctimas que basados en acuerdos reales “vamos avanzando en su mayor reclamo, que es la verdad”.

“Establecer qué pasó, cuándo, dónde, cómo, por qué pasó y quiénes son los responsables, son las preguntas que tienen las víctimas y que sólo un ejercicio pleno de esclarecimiento puede develar”, precisó el Presidente.

Así mismo, el Mandatario puso de presente que “un proceso pleno de esclarecimiento de la verdad en nuestro país, dada la complejidad de nuestro conflicto, nos va a mostrar que verdades hay muchas, algunas incómodas, y que todas tienen que poder aflorar”.

El Jefe de Estado también se refirió a las experiencias vividas en otros países con las comisiones de la verdad, e indicó que para el caso colombiano es “necesario diseñar muy bien y de manera acotada la Comisión, de tal forma que lo que de allí surja sea verdaderamente útil”.

Añadió que la “selección de los comisionados tendrá que garantizar su absoluta independencia e integridad ética”.

El Presidente de la República, afirmó que la terminación del conflicto no solo es acallar las armas, sino “mirarnos a los ojos como sociedad, conocer lo que pasó, entender lo que nos pasó, y luego decir, con voz fuerte, clara y decidida: Nunca más, nunca jamás”.