30 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No se apagan los ecos del «Mineirazo»

10 de julio de 2014

Cómo no sentir un orgasmo estremecedor cada vez que los alemanes violaban la valla del guardameta Julio Cesar, incapaz de contener tantos y tan certeros ataques de los delanteros teutones.

Para  mayor dicha, fueron siete los clímax disfrutados por todos los colombianos, quienes gracias a Némesis, la diosa de la venganza que tan lindo comportamiento tuvo aquella tarde,  cobraron por guayo ajeno el atraco padecido el pasado 4 de Julio a manos de los brasileros, de la FIFA y del árbitro español Carlos Velasco Carballo.

TODOS ESTABAMOS CON LOS ALEMANES

El pais entero, y es de suponer que casi todo el resto del continente americano, estaba del lado de Alemania, deseosos de impedir que el juego sucio, la triquiñuela y la trampa, fueron los determinadores del campeonato mundial de futbol que el domingo se definirá entre germanos y gauchos.

Un placer incontenible tuvieron los colombianos cada vez que los alemanes abatían la valla de los cariocas, impotentes –sin arbitro delincuente que los favoreciera– de contener esa máquina de hacer fútbol que echaron a rodar los alemanes en el estadio de Mineirao.

Para completar la inmensa dicha solo faltó que las cámaras de televisión enfocaran al padrino mayor del fútbol, al cerebro de toda la dirigencia mafiosa, Josep Blatter, impotente en su palco de honor, viendo cómo se le derrumbaba la trapisonda.

LOS “MEMES” MUY OCUPADOS

Gracias a las redes sociales, todo el continente pudo, además, disfrutar de los llamados “memes” con los cuales se ridiculizo hasta el cansancio a los deshonestos brasileros, que esta vez no pudieron sacar groseramente del torneo  a los infinitamente superiores alemanes.

Se imaginan cuál pudo ser el sentimiento de los jugadores colombianos ante la catastrófica derrota que Alemania le propinó a quienes creían que ya tenian el campeonato en el bolsillo mediante toda clase de artimañas?

No gozarían hasta el cansancio James Rodriguez, Cuadrado, Yepes y demás compañeros con esa vergonzosa paliza propinada a quienes por decreto “Fifo” pretendían ser los campeones?

GRACIAS POR LOS FAVORES RECIBIDOS

Los millones de colombianos que tuvieron el privilegio de ser testigos de primera mano de esta calamitosa actuación brasilera, fueron en contravía de ese mandato caritativo de no gozar con el pesar ajeno.

Nunca antes la tragedia de unos pocos sirvió para regocijo y beneplácito  de millones de tele-espectadores.

Con razón, entre todas las burlas que la justa humillación a Brasil desató por las redes sociales, vale la pena rescatar esta: Nunca en la historia, desde la segunda guerra mundial, los alemanes habían hecho tanto daño.

Gracias, Alemania, por los favores recibidos y por esos siete orgasmos maravillosos que pudieron disfrutar todos los colombianos.