6 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los pájaros caídos

24 de julio de 2014

Maneja un humorismo muy suyo. Dice las cosas al desgaire,bailotea con los ojos, ensaya una sonrisa, mientras sus  contertulios estallan en carcajadas. Pero también es el epicentro de su tierra. Ha regalado lotes para que el inacabable filón de oro  no estrangule las viviendas. Pero, así mismo,  tiene buenas relaciones con Jesucristo. Es piadoso, preside las procesiones de Semana Santa, da ejemplo confesándose cada ocho días y madruga a comulgar. Pero, igualmente,  es fiestero.  Organiza los festejos  cívicos, corona la reina y regala licor para la rumba. Pero, además,  marrullero y picarón,  es el presidente de una cofradía bautizada con el nombre de “Los Pájaros Caídos”. Son quince ciudadanos, todos de más de 80 años, que se reúnen para jugar parquet, destripar al género humano, averiguar chismes y llevar el registro, muy puntual,  de las mujeres “ fáciles”.  Este buenavida ha escrito varios libros como “Un Pueblo de Razas y Riquezas”, “Riña de Gallos” y  “El ojo de la Soga”.

Se recorrió el mundo. Conoce  todos los departamentos de Colombia. Bailó joropo en los Llanos,  guabinas en Boyacá, vallenato en Valledupar y ahora atisba con envidia a los que danzan el  reguetón. En Buenos Aires fue contertulio de pamperos en “Caminto”, escuchó  milongas y  llevó flores al cementerio de la Recoleta en donde duermen los restos de Evita Perón. Ha trasegado todo Europa, desde Madrid a Moscú, de Londres a Roma. Por eso  dialogar con él, es un  exquisito banquete  de recuerdos.

Sabe rumiar la vida. Hacia atrás mira el desfile de sus años mozos enclaustrado en las escuelas como profesor. Era drástico  con los alumnos. En su época se castigaba a los indisciplinados  con verbena. Cerca del plantel  era cortada, la organizaba en pequeños manojos con los cuales eran zurrados los  muchachos díscolos.

Es elitista. Ha seleccionado rigurosamente  a sus parceros mas cercanos.  Miguel Giraldo Rodas ha sido su compinche porque tiene las mismas afinidades intelectuales. Cuando quiere disiparse  invita el combo tanguero que maneja el abogado Jairo Castro Eusse.

Marmato es un crisol de razas. A sus breñas llegaron apellidos ingleses que se entreveraron con hermosas indígenas de piel bronceada. Se ven unas ojizarcas preciosas, espigadas como azucenas, de cuerpo cimbreante, con ojos de un verde encendido. Las  mujeres de entonces fornicaron con los  Eastman, Nicholls, Gartner y Cook en los recovecos de los  socavones.

Marmato luce la  biografía de sus hijos importantes. Tomas Ociel Eastman. Fue ministro y candidato al primer cargo de la nación. Un descendiente con su  misma sangre, Jorge Mario Eastman, con entronques  mineros,   ejerció funciones presidenciales.Max Grillo, jurisconsulto,senador y diplomático. Alaín Lemus Reyes. El tratado de Wisconsin lleva su firma. Cuando fui diputado logré que el departamento publicara uno de los  libros de Iván Cocherín. Era  moreno, rostro sin pulir, cejas espesas, pelo con rizos en desorden, con un corbatín descolgado en los extremos. Era un runtano desaliñado. Su indumentaria, un  relajo. Fue un vagabundo encantador.

[email protected]

Columnas del autor:

*Trascender
*Ajedrez político de Caldas…
*Remenbranzas…
*El blindaje de los penalistas…
*¿Por qué Zuluaga sí?
*David y Goliat…
*Los gananciosos…
*Sándor Márai
*¿Uribe: ¿Un obstáculo para Zuluaga?
*¡Mande mi general!
*Frívolas historias de sexo
*Ritos paganos
*Misiva para Hernán Penagos
*Senadores departamentales
*«Una imagen vale más que mil palabras»
*La clandestinidad en el amor
*El barril de los puercos
*La fuerza que decide
*Defensa de la «mermelada»
*La palabra como escritura pública
*Primero, lo primero