5 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La Nueva Troncal de Occidente, en el marco del Paisaje Cultural Cafetero

22 de julio de 2014

variante tesalia
En el Occidente Colombiano, donde la conurbación sobre el eje Cali – Medellín se está haciendo una realidad gracias a importantes macroproyectos que serán detonantes del desarrollo regional, caso Aerocafé, el Tren de Occidente y la Conexión Pacífico 3, Anserma y Riosucio, como Salamina y Aguadas, encontrarán importantes posibilidades, actuando en el marco de proyectos estratégicos como el Paisaje Cultural Cafetero.

Pero de estos tres macroproyectos de infraestructura, el más determinante para Anserma y Riosucio en el corto plazo, será el desplazamiento de la Troncal de Occidente hacia la Variante La Tesalia, vía de 14 kilómetros que con un túnel y varios viaductos para lograr un trazado de altas especificaciones, conectará a Asia con Irra y le impondrá a Caldas como reto aprovechar la ubicación estratégica del Km 41, sin gravar con nuevos peajes la conectividad interna de las comunidades rurales del Alto Occidente y Norte de Caldas.

Ya los poblados cafeteros que se han venido rur-urbanizando, deben crear asociaciones municipales para desarrollar competencias estratégicas de cara a los centros urbanos, bajo el presupuesto de la complementariedad territorial, tanto en las subregiones para el caso de Anserma y Riosucio, y de Aguadas y Salamina, como en las áreas metropolitanas de Pereira y Manizales para el caso de los municipios vecinos.

Si la urgencia de las megalópolis es volverse internacionalmente competitivas y manejar problemas de escala, y la de las ciudades intermedias es conurbarse conformando una ciudad región, para no palidecer, la de los pequeños poblados es articularse a un centro urbano vecino de mayor nivel de relevancia, desarrollando una competencia de cara a las necesidades del mercado.

Con la mayor cercanía de los centros urbanos, las zonas rurales de la periferia tendrán una oportunidad formidable en el campo del turismo: hacer del Paisaje Cultural Cafetero un factor de desarrollo con la implementación del “bioturismo”, concepto que incorpora cultura y medio ecosistémico, apalancado con un programa de vías lentas que cruce poblados lentos.

Lo anterior supone fortalecer la oferta local de bienes culturales y servicios ambientales de las comunidades rurales y la recuperación ambiental de las cuencas, para implementar ese paisaje autóctono con casas de bahareque a la vera de los caminos de arriería, en medio de sistemas de producción limpia, arroyos de aguas cristalinas y suelos sanos, donde se pueda escuchar desde las cañadas reforestadas el arrullo de aves y cigarras, y disfrutar de la atención de campesinos montañeros en estos paisajes andinos.

Si Caldas desea aprovechar mejor la declaratoria del Paisaje Cultural Cafetero, debe empezar por Salamina y Aguadas, poblaciones dotadas de condiciones de sumo interés por el valor intrínseco del bahareque como arquitectura vernácula, dada su condición de bisagra como articuladora de territorios y poblados con historia y etnias: desde allí se accede al alto occidente, tierra de resguardos y negritudes con potencial minero y opciones agropecuarias en pan coger y caña panelera, y a preciosos poblados como Neira en Caldas y Abejorral en Antioquia.

Si estas maravillosas aldeas son un hito por los memorables continuos urbanos, entonces deberá fortalecerse la escuela de artesanos del bahareque en Salamina, para que se perpetúe ese patrimonio asociado a una tecnología “temblorera” de guadua, limos y cagajón, amenazada por las termitas en expansión por el calentamiento global.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia y Miembro de la SMP de Manizales. Columna Revista Eje 21. Ref.: Imagen: Variante Tesalia – Nueva. Fuente: Conexión Pacífico 3; Autopistas Para La Prosperidad. Manizales, 8.07.2014.
.

Referencias: