30 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Información selectiva

19 de julio de 2014

La información del periódico de Armenia no se somete al  solemne rigor del periodismo esencial y puro si no que está limitada al designio perverso de su director, un individuo de baja calaña y peor condición personal.

Desde el origen se puede colegir de quien se trata. Birlar la ley para acomodar su precaria condición de periodista espurio es  natural en quien se ciñe en el delito al programar su destino falseando documentos para hacerse al título en deshonra.

Un engreído con el poder transitorio del mediocre medio es más peligroso incluso que sus mentores insidiosos.

Esta semana se cumplieron cuatro años del asesinato, aleve como todos, del doctor Rommel Edilberto Hurtado García, pregonó como es natural su amanuense y pidió justicia, la misma que no ha sido capaz de pedir por el sujeto que asesinó a un pobre ex policía en la ruta a la Tebaida porque tiene la condición de hermano de su otro patrón.

Información selectiva. La noticia sobre la decisión  judicial de meter en cintura a un calumniador, su otro mentor, no apareció por parte alguna solo por allá en el rincón oprobioso censurando a la justicia.

Esta semana también los que con ojo de lupa oteamos el acontecer cotidiano nos enteramos de que ante el llamado a juicio al general  Miguel Maza Márquez aparecía de nuevo el difunto prohombre hermanazo del director del pasquín metido hasta las cachas en el asesinato del gran Luis Carlos Galán. El periodista de marras obvió por supuesto el asunto porque la memoria del bandido estaba por encima del derecho a  la información.

Hay antecedente por  el cual fue despachado a patadas su antecesor porque pasó de largo sus andanzas con un mafioso, otro porque él siempre anda entre delincuentes, y se hizo el marica frente a un hecho notorio con el tal Beto. Son los mismos  selectivos.

No tienen un ápice de la ética que exige esa profesión de periodistas.

Esta semana, de paso, los exaltaron en la gobernación como los más encumbrados y solemnes individuos de la sociedad quindiana para que se apersonen del cincuentenario. Vaya carajada!

Se vieron felices, sonrientes y con el caminadito de pato que les es proverbial. A Orozco Dávila en lugar de un escolta le pondrán dos por su ahora transitoria dignidad de “gerente”. Habrá, por  supuesto, velada de tangos  y  chistes flojos  y su ahijado como es natural de su rastrerismo ya editorializó sacando el culo. Ellos son así, una cáfila de mezquinos que solo andan pregonando odios y pidiendo dignidades. Este departamento no existiría, según ellos, sin su presencia egocéntrica.

Hoy la primera página del incordio saturó de mendacidades un juicio que se le sigue al exalcalde David Barros. Eso sí amerita la presión a los jueces porque la vanidad es predominante frente a la verdad. Esa falta de respeto con la manida “compañera sentimental” es una muestra de la mezquindad de los mal llamados periodistas.

El día que la ética les pase por el forro a estos malandros de la información  seguramente estaremos frente a un milagro.

Entretanto, la información selectiva es la materia prima de un pasquín espurio y maltrecho.