27 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Es posible soñar con estar en la semifinal?

4 de julio de 2014

 

jose miguel alzate

Si ese sábado el Maracaná se estremeció con los gritos de los miles de colombianos que presenciaron el triunfo del combinado nacional frente al onceno charrúa, desde ese mismo día en todos los rincones del país empezó a vivirse el sueño de poder disputar una semifinal de una Copa Mundo.

El primer argumento para soñar con la posibilidad de jugar una semifinal es que nunca antes una selección Colombia había llegado tan lejos. Hasta el sábado pasado, los colombianos creíamos que con llegar a octavos habíamos alcanzado la gloria. Pero el excelente juego de los once muchachos en la cancha del Maracaná nos demostró que es posible llegar a posiciones superiores. Tener en el campo de juego a un goleador como James Rodríguez, que se entrega para defender los colores patrios, es carta de garantía para vivir este sueño que hoy nos embarga.  Si este muchacho de 22 años pudo, con la magia de su zurda, hacerle dos goles a un equipo como Uruguay, no es imposible que también se los pueda hacer a la selección brasileña.

¿Qué tiene el seleccionado colombiano como para poder acariciar el sueño de jugar una semifinal? En primer lugar, un equipo excelente, con dominio de pelota, que se entrega en la cancha para sudar la camiseta. En segundo término, un goleador nato, James Rodríguez, que sabe llegar al terreno contrario, que hace sinfonías con el balón, que muestra dominio del área de juego. Como si esto fuera poco, cuenta con un guardavallas, David Ospina, que sabe salirse del arco para tomar en sus manos el balón cuando el contrario amenaza con llegar. Pero, sobre todo, la Selección Colombia cuenta con un estratega, José Pekerman, que sabe orientar a los jugadores para que con pases magistrales hagan jugadas que pueden convertirse en gol.

Otro punto que nos hace soñar a los colombianos con la posibilidad de que nuestra selección pueda jugar una semifinal es el juego de Brasil. Para nadie es un secreto que la selección que dirige Luiz Felipe Scolari no se encuentra en su mejor momento. El futbol que mostró en el partido contra Chile, donde obtuvo el triunfo desde los tiros pénal, no fue ese rutilante que siempre ha exhibido. Si a esto se le suma que su máxima figura, Neymar, de pronto  no pueda estar en el juego contra el seleccionado colombiano, las posibilidades de pasar a la semifinal son mayores. Colombia tiene juego colectivo. En la cancha, los jugadores llevan sobre sus hombros, todos, la responsabilidad del equipo. Contrario a Argentina, donde Leonel Messi lleva todo el peso del juego.

Colombia tiene todo para ganarle a Brasil. El nuestro es un equipo de jugada contundente. Cuenta con una nómina de jugadores excelente. Aunque Brasil jugará como local, la compañía en el estadio de miles de aficionados colombianos le harán fuerza a un seleccionado que quiere demostrar con goles por qué llegó a dónde llegó. Su llegada a cuartos de final no ha sido gratuita. Está ahí porque el equipo tiene preparación. Porque tiene nivel de juego, Y porque en las eliminatorias demostró que tiene con qué ganar partidos.  Ya lo escribió Jorge Barraza: “Pocas veces una selección llega tan bien a un Mundial como Colombia”. Es decir, tenemos equipo con formación ganadora. Y con ansias de brindarnos un triunfo que los transporte a la gloria.  

Este viernes 47 millones de colombianos estaremos acompañando a nuestra selección, haciéndole fuerza para que le gane a Brasil, rogándole a Dios para que se haga el milagro de convertir en goles jugadas magistrales. Como dice Jorge Barraza, Brasil ya no tiene monstruos como Pelé, Garrincha, Didí, Tostao, Rivelino, Jairzinho, Zico, Romario y Ronaldinho. Hoy solo tiene a Neymar. Colombia tiene a James Rodríguez, que con sus goles nos hará sentir la emoción del triunfo. Como Radamel Falcao no estará en el campo de juego, sus compañeros demostrarán que tienen con qué llenar su ausencia. Como lo han hecho hasta ahora Jackson Martínez, Pablo Armero, Teófilo Gutiérrez y Juan Cuadrado. ¿Jugará Colombia una semifinal? Soñemos con que sí.