2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Farc dinamitan pozo petrolero en el Putumayo; se agrava emergencia por derrame de crudo

10 de julio de 2014
10 de julio de 2014

El ataque terrorista se produjo en el corregimiento de puerto Umbría, en jurisdicción del municipio de Puerto Guzmán, pero por fortuna hasta el momento no se reportan muertos o heridos entre el personal del yacimiento.
El pozo dinamitado es conocido como “Agapando 1?, cuya destrucción provocó el derrame de incalculables cantidades del crudo.

Mientras tanto, en la región del Valle del Guamuez, donde guerrilleros del frente 48 de las Farc inmovilizaron una caravana de 24 carro-tanques y vertieron sobre la carretera 5 mil 90 barriles de crudo que transportaban, crece la emergencia ambiental, pues la mancha de petroleo amenaza ya con caer al río Guamüez y si esto sucede, puede afectar también al río Putumayo.

El hecho es que los terroristas tienen cercada y minada la zona y las brigadas de las empresas petroleras no han podido llegar al sitio para frenar el avance del petroleo a través de afluentes que van a desembocar al río Putumayo.

Mientras tanto, tropas del Ejército Nacional frustraron otras acciones terroristas de las Farc en el Bajo Putumayo, al neutralizar cinco artefactos explosivos instalados por la sexta cuadrilla del frente 48 de las Farc, al mando de alias “Lorenzo”.

Una de las cargas, con pentoflex, con método de activación por telemando, había sido instalada en la línea de trasferencia de crudo ubicada cerca al casco urbano del municipio de Orito.

Otro artefacto tipo cilindro de 20 libras color verde, fue hallado por soldados de la unidad en la vereda El Espinal del municipio de San Miguel. El artefacto fue neutralizado por el grupo EXDE, evitando así la afectación contra la infraestructura petrolera y la población civil.

Por otro lado en la vereda Los Guaduales del municipio de Puerto Caicedo, también en el Putumayo, tropas del Batallón Especial Energético y Vial N. 21 ubicaron y erradicaron dos hectáreas de cultivos de coca pertenecientes a la organización ilegal de las Farc, afectando las finanzas del frente 32 quienes se lucran a través del procesamiento de alcaloide.