9 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En defensa de las libertades individuales

11 de julio de 2014

El país se encuentra entonces, nuevamente, ante un debate que por momentos parece adquirir más ribetes de moralista o religioso que de jurídico. Se trata de que la Corte falle sobre un asunto que es materia compleja, sí, pero que lo es precisamente en la medida en que hace tiempo trascendió el aséptico espacio de los debates académicos o litúrgicos, para instalarse en crudas situaciones que suelen terminar en graves enfermedades o la muerte para jovencitas que acuden a los miles de sitios clandestinos de aborto que hay en todo el país.

El asunto que está sometido al examen de la Corte tiene todo que ver con el ordenamiento legal colombiano, obviamente, y se espera que ese máximo organismo produzca un concepto que se entienda con los hechos sustantivos del problema social de los embarazos no deseados, que aumenta básicamente por la falta de educación sexual a los jóvenes, y que no se privilegie el aspecto adjetivo que se ha querido subrayar por parte de facciones religiosas o poderosas iglesias que entienden las libertades individuales como sacrílegas conductas y los combaten per se, aunque en ello se vaya contra realidades demostrables y demostradas y termine haciéndosele grandes daños a la sociedad.

A pocas personas en el mundo, al menos en el mundo occidental, se les ocurre pensar que la libertad sexual sea una conducta censurable como para que decisiones que hoy forman parte de ese fuero individual, como la pastilla del día después, puedan ser anuladas y que de allí surja un beneficio para la persona o la comunidad. Estaríamos más bien llevando a estas jóvenes en número mucho mayor al peligro mortal de las clínicas clandestinas de abortos y abriendo un multimillonario mercado negro de drogas con características iguales al Misopostrol, con las consecuencias nefastas que este país conoce de sobra cuando se fomentan las mafias de cualquier tipo.

Declarar como abortiva la píldora del día después, es retroceder en la historia de las libertades individuales, campo en el que cada paso siempre cuesta muchos años y no pocas vidas.

Vanguardia