2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El secreto más bien guardado

20 de julio de 2014
20 de julio de 2014

william calderonLa Barca ha obtenido la historia completa basada en una fuente de insospechable seriedad o de “altísima fidelidad”, el giro que más le agradaba al inolvidable Arturo Abella, “El Comino”, el tambor mayor del recordado “Telediario”.

Así pasó lo que pasó

En el gobierno del presidente Alfonso Lopez Michelsen (1974-1978), llegó a Cali por encargo del general Abraham Varón Valencia («Abrancho»), Ministro de Defensa Nacional,  el mayor Guillermo Garcia Gil y se reunió por razones de estrecha amistad con el prestigioso notario caleño Luis Alfonso Gomez, («Poncho»), uno de los club-man más influyentes en la élite de los llamados “Chontaduros” de la Sultana del Valle.

Hilando delgadito

“Poncho” es el papá de una de las periodistas más influyentes en la opinion nacional que desde los Estados Unidos acompañó a Don Julio Sanchez Cristo en su muy escuchado noticiero. La razón del secreto encuentro fue   para que el queridísimo “Poncho” le sirviera de contacto con un directivo o propietario de uno de los periódicos de la godarria valluna: bien fuera El País de los Lloreda o el Occidente de los Caicedo.

Una supuesta conspiración

La razón fundamental consistía en hacer pública una supuesta conspiración del general Alvaro Valencia Tovar contra el gobierno del “Mandato Claro” que por esas calendas padecía los más bochornosos escándalos desencadenaos por los virulentos “Tábanos” de doña Berta Hernandez de Ospina, la jefe solitaria de la oposición, publicados semanalmente en La República, mientras simultáneamente el Presidente  creía en  la paz con el ELN, pero  sin el previo visto bueno del prestigioso general Valencia Tovar. La especie conspirativa  fue tramada para sacar de circulación al incómodo Comandante, pues se había convertido en una verdadera piedra en el zapato del “Pollo” López.

Escándalo a ocho columnas

“Poncho” Gómez, ni corto ni perezoso, puso en contacto al mayor García Gil con el gerente del periodico Occidente, el ahora ex senador Germán Villegas.

Al otro día apareció a ocho columnas un titular en la primera plana del cotidiano del patricio vallecaucano Alvaro H. Caicedo con la insinuante presentación pretendida por los enemigos de Valencia Tovar, en donde se daba como un hecho la puesta en marcha de un verdadero «ruido de sables» que pretendía sacar del Palacio de San Carlos al hijo del ex presidente López Pumarejo.

La hora fatal para Valencia

El presidente Lopez –con el pretexto de la conspiración jamás demostrada– procedió de inmediato a llamar a calificar servicios al insigne general Valencia Tovar.

La decisión presidencial causó espectacular revuelo nacional por tratarse de un militar absolutamente trasparente que le había prestado .

Este relato se lo hizo el propio “Poncho” Gómez  al Barquero en un desayuno privado, en las instalaciones del caleñísimo Club Colombia, el  sábado 19 de julio de 2014, cinco días después del fallecimiento de uno de los hombres más brillantes y pundonorosos de nuestro Ejército Nacional.

Dejamos constancia de que algunos de los testigos de este sonado episodio todavía continúan vivos.