27 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El remate fue belga

1 de julio de 2014
1 de julio de 2014

Otro partido kilométrico que se extendió básicamente por la excepcional actuación de Tim Howard y la pasividad ofensiva  de la divisa norteña. También porque Chris Wondolowski se asustó ante Courtrois y elevó el balón a tiro de cañón. Era para celebrar. Las tres anotaciones se produjeron en el alargue, al cabo del 0-0 que por momentos fue una tortura.  Kevin de Bryune puso arriba a los belgas a los 93, tras aprovechar servicio del emergente Romelu Lukaku y este mismo jugador aumentó a 2-0 cuando iban 104. Se reivindicó Lukaku después de la pataleta que le formó al técnico Marc Wilmots por haberlo relevado en un partido de la primera fase. Había entrado por Divock Origi a los 91. El descuento de Estados Unidos fue una hermosa obra de otro emergente, Julián Green, quien supo aprovechar casi de media volea un pase elevado de Michael Bradley. En el resto del tiempo extra, ambos equipos merodearon los arcos y varias veces se contuvo el grito de gol. Bélgica no llegaba a cuartos desde 1986. Cuando ocupó el cuarto lugar en el mundial de México. Ausente en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, vino a Brasil con la aureola de una excelente eliminatoria y animado por la crítica como potencial revelación, un hueso duro. Hasta ahora se mantiene invicto pero todavía no ha deslumbrado. Se verá las caras el sábado en Brasilia con la banda de Lionel Messi. Un duelo que podría resultar de los de más alto nivel si los protagonistas recobran la memoria y suben la escala que estaba proyectada. Estados Unidos vuelve a quedarse en octavos y se podría decir que cumplió una campaña decorosa. Quizás le faltó más ambición a la hora de las exigencias. Jurgen Klinsman no se animó. Al concluir los octavos todos los favoritos avanzaron: cuatro de Europa y cuatro de América.  La novedad corre por cuenta de Colombia y Costa Rica. Bélgica estaba en el partidor.