2 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cerca de dos millones de colombianos accedieron al sistema financiero por primera vez en 2013

16 de julio de 2014
16 de julio de 2014

Durante el 2013 un total de 1’872.482 colombianos accedieron por primera vez al sistema financiero. El 91% de este total lo hizo a través de una cuenta de ahorro, instrumento que se siguió consolidando como la principal puerta de entrada al sistema financiero. Al cierre de 2013 cerca del 70% de la población adulta tenía al menos una cuenta de ahorros.*

En los últimos cuatro años las cuentas de ahorro han mostrado un crecimiento de 7.4%, lo que equivale a un promedio de tres millones de cuentas nuevas por año, sumando un total de 51.2 millones al cierre de 2013. Vale la pena mencionar que el 51% de éstas no registró actividad en los últimos seis meses, lo que pone de manifiesto la necesidad de lograr que las entidades financieras diseñen productos de ahorro innovadores o generen los incentivos adecuados para que los consumidores financieros optimicen el uso de las cuentas de ahorro.

Al cierre de 2013 el saldo de las cuentas de ahorro ascendió a $131.5 billones, equivalente a una variación real anual de 15.9%. Cerca del 94% de las cuentas ahorro tenían un saldo inferior a cinco SMMLV ($3’080.000).
El segundo producto que utilizaron los colombianos para su vinculación al sistema fue el crédito. Al cierre de 2013 la cartera de créditos de los establecimientos de crédito vigilados por la Superintendencia Financiera, las cooperativas vigiladas por la Superintendencia de Economía Solidaria y las ONG ascendió a $297.4 billones, lo que representó un crecimiento real anual de 13%.*

El microcrédito cerró el año con un saldo de $11 billones lo que representó un crecimiento real anual de 15%, del cual el 71% fue originado en los bancos, seguidos de las ONG con un 17.4% y las Cooperativas SES con un 7.5%. De los desembolsos realizados en 2013, el 97% correspondieron a créditos menores a 25 SMMLV, en línea con el mercado objetivo que atiende esta modalidad y que se enfoca en los microempresarios que requieren financiación para proyectos productivos de pequeña y mediana escala.

En términos de número de clientes, la tarjeta de crédito fue el producto más representativo de la cartera de consumo, concentrando el 57% de los clientes. La dinámica creciente de este producto durante los últimos años ha estado motivada por los mecanismos de financiación provistos a través de grandes superficies comerciales. Al cierre de diciembre de 2013 se registraron alrededor de 11.8 millones de plásticos emitidos, con un saldo utilizado de $18.6 billones y un cupo aprobado no utilizado de $30 billones.

Finalmente, la cartera de vivienda fue la modalidad con el mayor crecimiento registrado durante el 2013, ubicándose en $26 billones al finalizar el año, lo que equivalió a un crecimiento real anual de 28.6%. Esta evolución fue motivada, principalmente, por los programas de cobertura a la tasa de interés.

Más cobertura

Uno de los grandes avances de Colombia en materia inclusión financiera es el de la cobertura. A  diciembre de 2013, el 99.9 % de los 1.102 municipios tenía presencia de alguna entidad financiera, incluyendo ONG, mientras que a diciembre de 2012 existían 14 municipios sin presencia de entidades bancarias.

Al cierre de 2013 solo un municipio de Colombia, Jordan Sube en el departamento de Santander, no tenía presencia de entidades financieras. Otras dos poblaciones, Imués y Roberto Payán en Nariño, sólo contaban con presencia de ONG.

Continuando con la dinámica de años anteriores, los Puntos de Contacto (PdC) es decir, oficinas, corresponsales bancarios (CB), cajeros (ATM) y datáfonos (POS) mantuvieron una tendencia creciente. Entre diciembre de 2008 y diciembre de 2013 el número de PdC aumentó 172,3%, al pasar de 133.180 a 362.670, reflejando un incremento en las opciones para que los ciudadanos accedieran a los servicios financieros.

En cuanto a CB se contabilizaron 42,638 que tenían presencia en 1.069 municipios de Colombia, es decir, un 97% del territorio nacional. Por su parte, la cobertura de oficinas ascendió a 7.602 localizadas en 873 municipios, lo que significó una cobertura de 79% del territorio nacional.

El número de POS ascendió a 298,751 lo que representó un crecimiento de 36% frente a  2012. Las transacciones realizadas a través de este canal registraron una variación importante, hecho explicado, principalmente, por la masificación en el uso de tarjetas débito y crédito como medio de pago sustituto del efectivo. El monto total movilizado a través de este canal correspondió al reportado por pagos, transferencias y transacciones internacionales que ascendió a $70.4 billones en 2013.

Durante 2013 se dieron aumentos importantes en el uso de los canales transaccionales no presenciales como la telefonía móvil e internet, que permitieron a los consumidores financieros realizar operaciones remotamente sin necesidad de acudir a corresponsales bancarios u oficinas.

Lo anterior demuestra que la implementación por parte de la banca de nuevas Tecnologías de la Información y de las comunicaciones (TIC) seguras y de calidad, incluyendo estándares altos de procesamiento de la información permiten llevar a la población productos que satisfagan sus necesidades financieras por medios no presenciales al mismo tiempo que aumenta la confianza en el sistema financiero.

Protección al consumidor y educación financiera

Desde la puesta en marcha de la Delegatura para Funciones Jurisdiccionales, la Superfinanciera ha realizado grandes esfuerzos para dotar al área con la infraestructura, herramientas y medios tecnológicos adecuados que garanticen a todos los consumidores del territorio nacional el acceso a los mecanismos creados por la Ley para la defensa de sus derechos que garanticen el real acceso a la administración de justicia, en condiciones de igualdad y con observancia del debido proceso.

En materia de cifras, durante el año 2013 se recibieron 852 demandas de las cuales 566 ya se habían finalizado al cierre del año. Del total de demandas, 688 fueron de mínima cuantía (de menos de 40 SMMLV), lo que significa que las pequeñas causas de los consumidores financieros encontraron un trámite expedito y efectivo para su resolución.

Por otra parte, dentro de las instancias establecidas para que los consumidores financieros puedan dirigir sus solicitudes, quejas o reclamos, respecto de los productos o servicios prestados por una entidad vigilada esto es, las áreas de servicio al cliente de las entidades financieras, el Defensor del Consumidor Financiero (DCF), la SFC y los organismos de autorregulación, los consumidores financieros continuaron acudiendo prevalentemente ante las entidades vigiladas.

Durante 2013 se radicaron 990.486 quejas lo que representó un incremento de 12% frente a 2012. El principal motivo de queja de los usuarios fue la no remisión de información al cliente, en 2013 la indebida atención al consumidor financiero y los inconvenientes con la liquidación o revisión de intereses y abonos a créditos fueron los que más causaron reclamaciones frente al sistema financiero. Los productos que presentaron la mayor participación en el número de quejas fueron las tarjetas de crédito (32.82%), las cuentas de ahorro (16.61%) y los créditos de consumo y comerciales (12.5%).