5 de diciembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Apoyamos el cese al fuego y las negociaciones de paz en el medio oriente

23 de julio de 2014
23 de julio de 2014

 

Somos, además, un país abierto a todos los pueblos del mundo.

En nuestra Patria, tenemos una importante Colonia Judía, y también una muy significativa Colonia Palestina.  Y, por sobre todo, numerosos descendientes de sirios, jordanos, y libaneses, entre otros.

A todos los queremos y tratamos como hermanos Colombianos.

Ante los acontecimientos que hoy hacen sufrir a miles de personas en la franja de Gaza, solicitamos al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y, más particularmente a su Canciller, María Ángela Holguín, una actitud más proactiva en procura de la Paz.

Hasta ahora, los tres (3) comunicados emitidos por la Cancillería Colombiana dejan mucho que desear. Nuestra Constitución nos conduce hacia un claro sentido de justicia.

Rechazamos con firmeza el terrorismo del grupo palestino HAMAS, que controla como autoridad la franja de Gaza, entre otras cosas, porque su principio fundacional es la destrucción del Estado de Israel. Esto no tiene razón de ser. Afortunadamente, casi el 95% de los más de 2000 misiles lanzados hacia territorio israelita por el grupo HAMAS desde Gaza, han sido controlados en virtud de la capacidad militar de Israel. Han fallecido cerca de 30 soldados israelitas y unos pocos civiles.

Pero con gran vehemencia, protestamos ante la arremetida desproporcional de Israel de las últimas dos semanas, que ha dejado más de 500 palestinos muertos y cerca de 3.000 heridos. La legítima defensa no existe en este caso porque la reacción israelita es absurdamente desproporcional. La operación ‘Margen Protector’ tiene que cesar de inmediato. Vivir en Gaza es como vivir en una prisión. Ante los bombardeos, en una zona territorial tan pequeña y tan densamente poblada, en donde viven más de 3 millones de personas, no hay posibilidades de huir.

La Comunidad Internacional no puede seguir siendo complaciente con el Estado de Israel. Respetamos su existencia como Estado, pero solicitamos que cesen sus ataques contra la población palestina, que cese la ocupación que desde 1967 ejerce sobre gran parte de los territorios palestinos, verbigracia, Cisjordania, y que acepte sentarse para buscar una salida negociada que conduzca a la Paz.

Naciones Unidas ha sido inferior a sus responsabilidades por los múltiples intereses políticos en juego.
Colombia no puede seguir siendo en este conflicto un país que siga lineamientos e instrucciones. Debe tener suficiente grandeza para ser una Nación propositiva en búsqueda de la Paz.

Con frecuencia recordamos el Holocausto Judío durante la Segunda Guerra Mundial. Esa horrible historia no se repetirá jamás. Pero es importante que aprendamos las lecciones de la historia y que, sobre todo, aprendamos a no humillar ni maltratar a otros pueblos.

La dignidad humana está por encima de cualquier consideración socio-política.

Anne Frank, la pequeña niña judía que a los 13 años, antes de ser descubierta por los Nazis, escribió en Ámsterdam su célebre Diario, inspirado en el dolor y el sufrimiento, nos deja grandes enseñanzas. Parodiando una de sus frases, digamos todos:

“Quisiéramos hacer oír nuestra voz por todo el planeta, para que la justicia camine de la mano con la dignidad humana”.

Paz y Paz en el Medio Oriente.

Esa es nuestra consigna.