17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Inconstitucional rebaja de penas por homicidio y abandono de bebés

25 de junio de 2014
25 de junio de 2014

En un concepto que emitió hoy, el ministerio público le pidió a la Corte Constitucional declarar inexequibles los artículos 108 y 128 del Código Penal (Ley 599 de 2000), que establecen la citada rebaja de penas.

Según el Código Penal, para las madres que asesinen a sus hijos concebidos de manera voluntaria se establece privación de la libertad de 13 a 25 años, mientras que para los casos citados en la norma demandada, la pena es de 4 a 6 años.

Para los casos de abandono a hijos concebidos de manera voluntaria se establece prisión de 32 meses a 9 años, en tanto que para las madres que dentro de los 8 días siguientes al nacimiento abandonen a su hijo fruto de acceso o acto sexual sin consentimiento, abusivo, o de inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentidas, se establece prisión de 1 a 3 años.

Señala el concepto del Ministerio Público que prever una atenuación de la pena para las madres que asesinen o abandonen a sus hijos menores de nueve días, exclusivamente por razón del origen y la edad de los recién nacidos, implica una vulneración al principio de dignidad humana, así como a los derechos a la vida y a la igualdad.

“El hecho de que la existencia de un niño menor de nueve días sea consecuencia de un delito de acceso carnal o acto sexual sin consentimiento o abusivo, o de inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentidas, no significa que su vida sea menos valiosa y, por lo mismo, merezca una protección legal inferior a la que se ofrece a los niños cuya concepción haya contado con la voluntad de la madre”, precisó la Procuraduría.

Señala además que los criterios utilizados por el legislador son irrazonables y no encuentran ninguna justificación jurídica, moral o ética, más aún cuando la protección de la vida humana en sus primeras etapas fue debilitada a raíz de la despenalización del aborto bajo tres causales específicas, establecida por la Sentencia C-355 de 2006 del máximo tribunal constitucional.

El Procurador argumenta en su concepto que un niño que tiene el origen descrito en las normas acusadas merece una protección especialísima dada su condición de debilidad física y psicológica manifiestas: “Es igual de reprochable la muerte o el abandono de un niño menor de nueve días, con independencia de su origen, vale decir, si fue concebido con o sin la voluntad de su madre, toda vez que la vida es un valor absoluto que no puede ser sometido a relativizaciones”.