17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Política con pimienta

17 de junio de 2014
17 de junio de 2014

 

omar yepes
Omar Yepes Alzate

Ya nuestro colaborador Rafael Zuluaga Villegas elaboró la lista de las víctimas en Caldas, pero le quedaron faltando Luis Fernando Rosas, quien dejó  un cargo en la administración bogotana para jugárserla por Oscar Iván Zuluaga y el columnista de Eje 21 César Montoya Ocampo quien se bajó del bus santista para acompañar a su jefe Omar Yepes en la alianza con sus antiguos enemigos Alvaro Uribe , Luis Alfonso Hoyos, Zuluaga y Adriana Gutiérrez.  El caso de Yepes Alzate es bien curioso. Perdió en la nación, pero ganó en Caldas. Reacio a las figuraciones nacionales, Yepes puede reclamar buena parte de la copiosa votación del candidato de Pensilvania en el departamento. Había sacado 54.000 votos conservadores por el patrocinado por Uribe en mayo, que pudo haber aumentado en las elecciones del 15 de junio porque su electorado es fiel y  leal. Entonces lo que se vislumbra es que si continúa la coalición Marta Lucía Ramírez, Uribe, Yepes,y Zuluaga en el departamento,lo que es muy probable, esta nueva fuerza buscará candidatos a la gobernación y a la alcaldía de Manizales con muchas posibilidades de triunfo, en vista de  la caudalosa votación que obtuvieron. Con 230. 000 electores será una coalición invencible y Omar Yepes Alzate volverá a ver a sus incondicionales montados en los carros oficiales de Caldas.

La casa Yepes ganó por punta y punta

Y si Omar ganó en Caldas, Arturo Yepes, su hermano díscolo, saca pecho con la votación santista que se obtuvo en el departamento y a la cual contribuyeron sus amigos «mermeladistas «. O sea que , como lo habíamos predicho, la Casa Yepes ganó por punta y punta. Lo que no sabemos es si hubo o no rompimiento familiar ocasionado por unas desafortunadas declaraciones de Arturo al diario La Patria en las que involucró a la hija de Omar, alta fucionaria de la Fiscalía General de la Nación,  rechazadas airadamente por los amigos cercanos del presidente del partido conservador y que nunca fueron aclaradas o rectificadas, que se sepa, por el senador en ejercicio y representante electo Arturo Yepes Alzate. Y a propósito de Arturo, se le vió en primera fila en las celebraciones santistas de Bogotá, donde aspirará a colocar sus fichas en cargos nacionales. Su ímpetu ya es conocido en Ministerios y oficinas, donde pagan escondederos a peso apenas lo ven por los pasillos.

Imprudente intervención en política

Cuando se suponía que el Gobernador de Caldas era leal con sus electores santistas, la frase que soltó en la ceremonia de apertura de las elecciones del domingo 15, indica lo contrario. Dirigiéndose a  sus gobernados expresó que sería un aliciente para salir a votar, el hecho de tener un candidato caldense. Sus amigos y sus enemigos consideraron la invitación como una impudente intervención en política y se oye en los mentideros de la Plaza de Bolívar que lo harán subir las escaleras de la Procuraduría. Allí con seguridad que va a ser cliente asiduo, porque el lío de Empocaldas en vez de solucionarse parece que se agrava y tendrá serias repercusiones financieras en el de por sí menguado presupuesto departamental. Tales situaciones, sus malas relaciones con la Asamblea y la prolongada interinidad en la Licorera , síntomaas de una pésima administración,  presagian tempestades para Julián Gutiérrez, que pueden terminar con su renuncia.

Mal perdedor

Los antiuribistas no pierden ocasión para censurar las actuaciones públicas del ex presidente. A raiz de sus declaraciones pos electorales en que cuestionó con dureza los procedimientos de la campaña santista para hacerse a la reelección, lo tildan de mal perdedor, de antidemócrata y de instigador a la desobediencia civil. Humberto de la Calle es su nuevo blanco. Lo acusa de haber sido utilizado para apuntalar la campaña reeleccionista, cuando etica y legalmente, según Uribe, está impedido para participar en política. Ello, a raiz de unas apariciones de De la Calle en las pantallas de televisión, en las que ofrece unas explicaciones didácticas sobre el proceso de La Habana. El ilustre caldense, como es su costumbre, se ha mostrado prudente y no ha respondido las quejas injustas del jefe de la oposición al gobierno santista. De la Calle viajará a La Habana en los próximos días donde continuará al frente de las conversaciones con los subversivos, seguramente que con tranquilidad y optimismo, porque los resultados electorales del domingo son un respaldo a su gestión y a la de los compromisarios que lo acompañan.