17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Organizaciones culturales requieren modelos de gestión

25 de junio de 2014
25 de junio de 2014

El proceso investigativo, enmarcado en el trabajo de grado de la estudiante Linda Paola Ospina Gestión, consiste en ofrecerle a la Asociación Metrópoli Colombia un modelo de gestión efectivo, eficaz, eficiente y aplicable a sus procesos internos.

Luego de indagar y analizar los modelos a implementar en la organización, se definió el Stakeholders, el cual indica que para que toda organización funcione debe tener un trabajo conjunto e interconectado entre todas las personas que forman parte de ella.

“Se trata de un modelo ético que indica que debe existir un compromiso personal para realizar bien un trabajo, para lograr que el beneficiario se sienta satisfecho y para que se pueda cumplir con el objetivo y la misión de la organización”, agregó Ospina Díaz, próxima a graduarse en Gestión Cultural y Comunicativa, en la U.N. Sede Manizales.

Para llegar a esta conclusión, la estudiante adelantó su trabajo de grado a partir de tres procesos: primero, la formación en liderazgo, gobierno escolar y valores de los estudiantes; segundo, un proceso administrativo y de apoyo a los educadores para que se comprometieran con la asociación; y tercero, el proceso de construcción de un modelo aplicable.

“El fin primordial era que la Asociación Metrópoli pudiera afianzar sus metas, su misión, su visión, sus compromisos, sus objetivos y reconociera sus stakeholders, es decir, cada uno de los sujetos o actores que hacen parte de la asociación. Así, se incluyeron tanto educadores, como estudiantes, instituciones educativas e inversionistas, con el propósito de generar confianza para que la asociación creciera, se consolidara, tuviera mayor eficacia y efectividad y fomentara cada una de sus políticas internas”, afirmó la investigadora.

El principal resultado del proceso de investigación consistió en la estructuración con base en la asociación, sin embargo en el proceso se encontró que de no existir un compromiso sólido por parte de los actores involucrados, será difícil la implementación del modelo y el éxito del mismo.

Otro de los resultados que se entregó como parte de las conclusiones del trabajo se refieren a los problemas encontrados en la organización, como por ejemplo la disociación de cada uno de los stakeholders, ya que los jóvenes son una población flotante, es decir, que a veces asisten y otras veces no.

“Por ello es vital generar un compromiso entre ellos, pues los docentes están vinculados a varias instituciones y no participan activamente porque es tiempo no remunerado para ellos; asimismo muchas veces solo dictan su clase, pero no generan confianza con sus estudiantes ni con la institución educativa; y por último, la asociación no ha unificado el proceso en el que todas las personas trabajan con miras a un propósito común”, amplía la joven investigadora.

Linda Paola Ospina indicó que es necesario construir espacios en los que se motive a los educadores para que sean conscientes de lo que están haciendo, por qué lo hacen y para qué. Con esto se empiezan a cambiar y transformar estilos de vida en las comunidades vulnerables con las que se trabaja. “Si yo genero compromiso y confianza entre mis estudiantes, ellos van a regresar a continuar con el trabajo”, concluye.

La joven expresó que también es necesario conocer los futuros stakeholders como inversionistas para tener mayor financiación y continuos y permanentes procesos, ya que este no es solo un problema de la organización Metrópoli sino de todas aquellas agremiaciones culturales que buscan fomentar la educación en poblaciones vulnerables.

El trabajo fue socializado entre la comunidad académica de la Sede Manizales en el “IV foro sobre gestión cultural: impacto y tendencias”, y se espera sustentarlo frente a las organizaciones e instituciones educativas involucradas, en el segundo semestre de 2014.

(Por:Fin/FLPV/dmh/AC)