17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Jóvenes desempleados seguirán beneficiándose con el servicio de salud

26 de junio de 2014
26 de junio de 2014

“Todo joven entre los 18 y los 25 años de edad que no esté empleado o cotizando como independiente, y cuyos padres coticen al régimen contributivo, estará afiliado al sistema de salud como beneficiario”, precisó el Mandatario en la Casa de Nariño.

Hasta la fecha, explicó el Jefe de Estado, en el régimen contributivo la única manera para que los hijos mayores de edad continuaran como beneficiarios era que sus padres acreditarán su condición de estudiantes universitarios.

Si los jóvenes, continuó, no seguían sus estudios o estaban sin empleo, se quedaban “simple y llanamente sin protección en salud”.

Agregó que tal situación “era una injusticia frente a esos jóvenes, y especialmente frente a los jóvenes de las familias de menos recursos”.

El Presidente Santos indicó también que con la nueva medida “estamos favoreciendo a un millón y medio de jóvenes”, que integran “la mitad de la población del régimen contributivo que pertenece a este rango de edades entre los 18 y 25 años”.

Por último, el Jefe de Estado aseguró que la de hoy “es solo una de varias medidas que seguiremos tomando en los próximos meses para corregir las inequidades del sistema de salud”.

Muy buenos días. Hoy tenemos una excelente noticia para anunciarles a los colombianos, relacionada con la cobertura familiar en salud de nuestros jóvenes.

Como ustedes saben, durante estos años hemos venido trabajando para garantizar una salud oportuna y de mejor calidad a todos los usuarios.

No ha sido una sola reforma, han sido tres leyes aprobadas y varias medidas adicionales, entre ellas por ejemplo, el control de precios a los medicamentos.

Con una de esas leyes que es la Ley Estatutaria de Salud —ya avalada recientemente por la Corte Constitucional— logramos que se reconociera la salud como un derecho fundamental y sobre esa base es que debemos seguir avanzando.

Muchos de ustedes han escuchado a alguien —o incluso, han vivido— un caso muy frecuente: jóvenes que son mayores de 18 años que han quedado sin protección por no estar estudiando, sin protección en salud por no estar estudiando.

Eso es lo que hoy estamos corrigiendo, con un decreto que acabo de firmar y que también firma el ministro de Salud.

¿Cómo era la situación hasta hoy?

En el régimen contributivo, la cobertura en salud se da al cotizante y a sus beneficiarios, que son —principalmente— su grupo familiar: cónyuge e hijos hasta los 18 años.

Y la única forma de que los hijos mayores de edad siguieran afiliados como beneficiarios de sus padres era acreditar que estudiaban en una universidad.

La pregunta entonces es, ¿qué pasaba con aquellos jóvenes que por algún motivo no pueden seguir sus estudios superiores o no están trabajando?

Pues, hasta este momento no tenían alternativa o tenían como única alternativa cotizar como independientes o quedarse simple y llanamente, sin protección en salud.
Y eso, claramente, era una injusticia frente a esos jóvenes, y especialmente frente a los jóvenes de las familias de menos recursos.

Entonces, ¿cómo cambia la situación a partir del decreto que acabo de firmar?

Pues bien, ya no se exige a los jóvenes entre 18 y 25 años —para ser beneficiarios de esos padres— que acrediten estar estudiando. Esa exigencia se elimina.

Con esta medida estamos favoreciendo a un millón y medio de jóvenes. De ahora en adelante contarán con protección en salud y que corresponden a la mitad de la población del régimen contributivo que pertenece a este rango de edades entre los 18 y 25 años.

Repito: a partir de hoy, todo joven entre los 18 y los 25 años de edad que no esté empleado o cotizando como independiente, y cuyos padres coticen al régimen contributivo, estará afiliado al sistema de salud como beneficiario.

¡Así les estamos garantizando ese derecho fundamental, el derecho a la salud!

Esta es solo una de las varias medidas que seguiremos tomando en los próximos meses para ir corrigiendo las inequidades del sistema de salud, y en desarrollo de esta Ley tan importante como es la Ley Estatutaria.