7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿“Conejo” o zarpazo tributario a los pensionados?

27 de junio de 2014

BARCA DE CALDERONComo esta puede ser otro de los “contentillos”  utilizados para amasar votos, resulta pertinente recordarle a los lectores que el Gobierno Nacional prometió a los pensionados  que con la Reforma a la Salud, se integrará la propuesta para reducir las contribuciones a salud que deben hacer los jubilados, como parte de los compromisos del Gobierno para fijar el incremento del salario mínimo del 2015.

¿Irá a ser otro ”conejo” santista, así como lo fueron ya la seguridad social para los ilusos taxistas y el resurgir de las horas extras, los recargos nocturnos, los dominicales y festivos para la clase obrera?

La voz de un sindicalista

“El Gobierno se comprometió a integrar en la Reforma a la Salud, la propuesta para que los aportes que hacen los pensionados a salud pasen de 12 al 4%”, indicó el secretario general de la CGT, Julio Roberto Gómez.

Los estudios deberán determinar si la medida aplicaría sólo para los pensionados que ganan menos de dos salarios mínimos, que son el 80%, o aplica para todos.

“Esto debe ser manejado por los ministerios de Hacienda, Trabajo y Salud, porque tiene una carga fiscal muy alta… Pero estoy seguro que sí será un tema de discusión para que se incluya en la ponencia de la reforma que se presentará al Congreso en marzo próximo”, indicó el ministro de Salud, Alejandro Gaviria.

En Colombia hay 1.8 millones de pensionados que pagan el 12% de sus mesadas por servicios de salud.

Los tentáculos tributarios

Desde Barranquilla, don Antonio Guihur (líder de los jubilados y amigo de La Barca) le hace eco a esta preocupante denuncia:

Los pensionados y los asalariados de la clase media están en el foco de la propuesta de Anif para la próxima reforma tributaria. El centro de investigaciones señala que un aumento de 3% en el impuesto de renta para personas naturales y un gravamen a las pensiones mayores a $3,4 millones mensuales significaría ingresos adicionales por $7,6 billones.

Actualmente, solo las pensiones superiores a 50 salarios mínimos, es decir $30,8 millones mensuales, pagan impuestos. La propuesta de la Asociación es que se graven las mesadas con el mismo esquema del Impuesto Mínimo Alternativo Nacional (Iman), con lo que pagarían renta quienes ganan más de $3,4 millones mensuales, escalonadamente.

De acuerdo con el Ministerio de Trabajo, hay alrededor de 1,6 millones de jubilados, de los cuales cerca de 170.000 ganan más de cuatro salarios mínimos.

El Espectador va más allá

Horacio Ayala, exdirector de la Dian, indicó que aunque ya hay impuestos para las mesadas más altas, hay razones suficientes para gravar un mayor número de pensionados. “Es justo que se reduzca este límite”, dijo.

Anif proyecta que si se llega a aprobar su propuesta, los ingresos de la Nación se incrementarían en $1,5 billones, cifra superior al presupuesto para este año de todos los organismos de control. Sin embargo, el tanque de pensamiento reconoce que esta propuesta ha sido presentada varias veces al Congreso sin éxito, porque “ los principales afectados serían los congresistas ya pensionados”.

Ojo a las escalas de los alcabaleros

Este tipo de impuesto es extendido en el ámbito internacional y en América Latina las exenciones son para mesadas menores. La otra propuesta del centro de investigaciones está encaminada a subir la tasa efectiva del Iman en 3%. Este impuesto está dirigido a los asalariados que ganen más de 1.548 UVT, es decir $3,4 millones.

Ayala explicó que con la Ley 1607 los efectos prácticos en mayor tributación solo se ven desde los salarios de más de $6 millones mensuales. Sin embargo, con este aumento, el efecto lo empezarían a sentir los de menores salarios.

Con el impuesto a las pensiones y el aumento del Iman, se tendrían ingresos adicionales por $7,6 billones, más de la mitad de lo que se ha estimado ($14 billones) que requiere el Gobierno para cubrir sus compromisos.

También proponen gravar los dividendos

Tanto Fedesarrollo como Anif coinciden en la necesidad de una reforma tributaria para que en el próximo periodo presidencial, Juan Manuel Santos pueda cumplir con todos los compromisos en materia de pensiones, salud, educación, entre otros, sin afectar las metas de déficit fiscal. La Asociación manifiesta que también es necesario gravar los dividendos con una tasa de 5%, aunque advierte que se debe hacer bajo las normas internacionales establecidas para no caer en la doble tributación, tema por el que se cayó esta propuesta en la reforma de 2012.

Según Horacio Ayala, ex director de la Dian, “las pensiones altas están gravadas en el país, pero hay exenciones hasta los 50 salarios mínimos. Es justo que se reduzca este límite”.