6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Comparan fiasco español con tragedia del Titanic

20 de junio de 2014
20 de junio de 2014

Para el influyente rotativo, “la España que más ha merecido un hasta siempre con todos los honores cerró su relato de hadas de forma espantosa, con un chasco mundial. Una pesadilla de campeonato para el resto de los tiempos, como también prevalecerán sus éxitos”.

En su sentir, “ante Chile, el campeón siguió en la lona, sonado por completo tras el desplome monumental con Holanda. No hubo campana que le salvara y el borrón es de tal calibre que La Roja, sin tinte y rasgada, se convirtió en la primera selección eliminada en Brasil, el mismo trance que la irrelevante Australia”.

El duro inventario del sonoro revés

Recuerda el periódico peninsular que desde Francia 1998, el equipo no dejaba un Mundial por la puerta trasera, en la primera ronda. “Entonces, España (anota) tenía metabolizado hasta el hueso el pesimismo crónico.

Ahora resultaba impensable un petardazo semejante, pero el fútbol es amnésico y mañana es ayer. A los cuatro años de Johanesburgo y solo a dos de la Eurocopa de Kiev, Brasil supuso el Titanic español”.

Continúa el crudo análisis: “Como el fútbol no tiene alma, para desdicha española tuvo que ser en Maracaná donde le tocara pasar página sin consuelo alguno. Un desengaño absoluto para una generación que puso a España en la cima, de la que ha caído de forma sísmica”.

La última gran reserva

Para El País, “esta fue una casta para el recuerdo infinito y un Mundial para el olvido. A ella le debe el fútbol español haber conquistado no solo sus mejores trofeos, sino dejar un legado único, el pensamiento propio en un país donde al fútbol solo lo definía la diversidad de los clubes. Gracias a estos bajitos aventureros que desde 2008 hasta hoy decidieron desafiar a la ortodoxia, España ha sido la última gran reserva del fútbol. Con su testamento, la renovación inevitable al menos ahora tiene un manual. Y pocos han inspirado más ese formato que Xavi, de alguna forma, el gran ideólogo con botas de la España más feliz. Tan triste fue el portazo en Brasil que el azulgrana pasó el que quizá sea su último partido a la sombra del banquillo. Comerse el marrón del engorro que resta con Australia sería peor aún. El destino fue especialmente cruel con Xavi y alguno más, como Iker y Alonso, otros dos de los iconos de la España con estrella”.

Los argentinos que triunfaron aquí

Cuando alguien se aplique a la tarea de convertir en crónica el balance de los técnicos argentinos que marcaron impronta en el fútbol de Colombia, deberá estar a la cabeza de la reseña el señor y maestro José Pékerman.

Al actual adiestrador de nuestra selección lo antecedió, tiempo ha,  el maestro Adolfo Pedernera, que en gloria esté, quien dirigió al combinado criollo en el Mundial de Chile, escenario del memorable empate a 4 goles con Rusia, que incluyó el histórico gol olímpico de Marcos Coll, el único que se ha marcado en la historia de estos torneos orbitales.

Antes, a su paso por Millonarios, lo acompañaron en el irrepetible “Ballet azul” figuras de la talla de Alfredo D’stéfano, Néstor Raúl Rossi y  Julio Cossi.

Otros técnicos gauchos

También hicieron historia en el pasado otros entrenadores gauchos:  don Fernando Paternoster, quien obtuvo la primera estrella con el Atlético Nacional; José Manuel Moreno, “El Charro”, quien como técnico y jugador llevó a dos títulos al Deportivo Independiente Medellín, y  Osvaldo Juan Zubeldía, quien hizo del conjunto verdolaga paisa uno de los mejores clubes del torneo colombiano.

La lista de ganadores continúa con esta notable tripleta: Alfredo Cuezzo, con el Once Caldas, de Manizales, y Carlos Salvador Bilardo y Pancho Villegas, con el Deportivo Cali.

Tolón Tilín

Otro argentino triunfador, pero no en el fútbol sino en el ciclismo colombiano, fue el inolvidable don Julio Arrastía Bricca, quien acompañaba a su compatriota y amigo don Osvaldo Juan Zubeldía  aquella lejana mañana, en el centro de Medellín, cuando el infarto fulminante se llevó para siempre al técnico nacionalista.