17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia elige entre Santos y Zuluaga

15 de junio de 2014
15 de junio de 2014

Los votos de los ciudadanos se los disputan, en un apretado ‘mano a mano’, los candidatos Óscar Iván Zuluaga, por el partido uribista Centro Democrático, y el candidato – presidente Juan Manuel Santos.

Santos, que en su discurso de campaña reeleccionista ha mostrado coherencia frente al ofrecimiento de una paz para Colombia, perdió en la primera vuelta presidencial, el 25 de mayo, frente al candidato Óscar Iván Zuluaga, abierto opositor, en la primera vuelta presidencial, al proceso de paz que adelanta el gobierno de Santos en La Habana con la guerrilla de las Farc.

En la recta final, la segunda vuelta presidencial, ambas campañas recibieron apoyos, adhesiones y respaldos de otros partidos políticos, de movimientos sociales y sectores económicos.

Sin embargo, el panorama político del país sigue aún en un claroscuro entre el azul de Zuluaga, y el naranja (por el color asignado por la Registraduría Nacional para la votación por el candidato – presidente). Colores que a su vez muestran una tendencia electoral para este domingo.

El tradicional azul del Partido Conservador adhirió sin condiciones a Zuluaga, tanto, que uno de sus máximos representantes, el ex presidente Andrés Pastrana Arango, el mismo que lideró el frustrado proceso de paz con la guerrilla de las Farc, a inicios del año 2000, anunció este sábado su respaldo irrestricto a Zuluaga, campaña a la que ya se habían sumado en la noche del jueves, durante una reunión realizada en un hotel del norte de Bogotá, miembros retirados de la Fuerza Pública, entre militares y policías.

Además, a la candidatura de Zuluaga adhirió para esta recta final la ex candidata presidencial Martha Lucía Ramírez, una de las artífices de la política de Seguridad Democrática, enrutada durante el gobierno del ex presidente y senador electo Álvaro Uribe Vélez a combatir en una guerra abierta y declarada, más no admitida como parte del conflicto interno colombiano, a la guerrilla de las Farc.

Por su parte, el candidato – presidente, enfiló su ‘artillería’ de campaña reeleccionista a defender sus acciones en contra de esa guerrilla, pues es acusado de manera reiterada de “traicionar” los ideales de la Seguridad Democrática, por los que, aseguran sus contrincantes políticos, fue elegido por los colombianos.

A la campaña del presidente – candidato adhirieron una gama variopinta de sectores políticos. Desde la primera vuelta, cuenta con el respaldo del Partido Liberal, el Partido Cambio Radical, del que hace parte su fórmula vicepresidencial, Germán Vargas Lleras, y la Unidad Nacional, por el que se lanzó como candidato en ambos periodos.

En la segunda vuelta recibió el respaldo y adhesiones de los otros ex candidatos presidenciales: Enrique Peñaloza, del Partido Alianza Verde; un sector del Polo Democrático, con Clara López y Aida Avella; sectores sindicales, estudiantiles, y en general, de una buena parte de la izquierda del país.

En medio de candentes debates en las plazas públicas y por medios de comunicación televisivos, escritos y radiales, ambos candidatos se tranzaron en esta recta final en una serie de enfrentamientos, señalamientos y acusaciones, cuyos resultados se verán reflejados hoy en las urnas.

Las votaciones están reñidas, pues las últimas encuestas divulgadas los colocaban en un ‘empate técnico’, con escasas diferencias entre uno y otro. El electorado tiene hoy pues la palabra, y más aún, tiene en sus manos la decisión de definir con su voto quién será el nuevo Presidente de Colombia. Al finalizar el día sabremos si en el mapa político colombiano predomina el azul o el naranja.