16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Camacol Innova 2020

10 de junio de 2014
10 de junio de 2014

Para lograrlo, será fundamental el aporte de todos los actores de la cadena de valor de la construcción, con miras a construir conjuntamente un documento en el que se plasmen las ideas y necesidades del sector para avanzar en este frente.

Así lo explicó el ingeniero Juan Manuel Mieres, director General de Solintel, una empresa de consultoría especializada en reingeniería y gestión de la Innovación y el I + D, durante su intervención en el Congreso Colombiano de la Construcción que finalizó hoy en Cartagena. El experto presentó el proyecto Camacol Innova 2020 iniciativa que partió de un diagnóstico del sector elaborado mediante una serie de entrevistas realizadas con el objetivo de identificar los avances en materia de innovación, y las proyecciones y expectativas de los empresarios en este frente.

En la primera fase del proyecto participaron alrededor de 250 empresarios de Bogotá, Antioquia, Caribe y Valle, cuyas respuestas evidenciaron que lo que más influye en los costos de una empresa es innovar en producción y en gestión de proyectos.
Dentro de las conclusiones del diagnóstico se encontró que lo que más necesitan las empresas es innovación en tecnología de procesos, en las áreas comerciales y en la calidad del producto.

Las oportunidades para avanzar por el camino de la innovación son gigantescas, aún más si se tiene en cuenta que solo el 10% de los empresarios que respondieron la encuesta ha implementado y aplicado algún tipo de tecnología para la innovación de sus procesos, un porcentaje bajo, si se tiene en cuenta que en Alemania un 70% de los empresarios avanza en este tema.

Por esta razón, Camacol Innova 2020 se convierte en la gran oportunidad para difundir el conocimiento de las herramientas tecnológicas y su aplicación en procesos básicos de la construcción con miras a promover la innovación en el sector.

Una de las principales recomendaciones que da Mieres para la siguiente fase del proyecto es crear un comité de innovación, donde se involucre al sector público. “A largo plazo, esta organización deberá definir en qué se debe invertir para innovar”, explicó. Posteriormente, se deberá crear una oficina de transferencia tecnológica para seguir avanzando en este tema.

La presidente del Consejo Privado de Competitividad, Rosario Córdoba, quien también participó en el Congreso Colombiano de la Construcción, felicitó a Camacol por esta iniciativa y dijo que “es la manera como los gremios deben entender su función e identificar cuál es la interacción que se necesita con el sector público para avanzar en este tema”.

Recalcó la importancia de tener dos tipos de agenda: la que se tiene con el gobierno y la agenda del sector privado, pues no se puede quedar a la espera de que el Gobierno haga la gestión. “Es la suma de todos los acotes lo que nos va a llevar a un país más competitivo”, afirmó Córdoba durante su intervención en el Congreso.

Llamó la atención en la necesidad de mirar cuál es el capital humano que tiene Colombia para poder dar ese salto, pues según estudios internacionales “la productividad laboral en Colombia es una quinta parte de la productividad laboral de Estados Unidos, y  en el caso del sector constructor es un 40% de la productividad laboral que representa este sector en ese país”.

“En el caso de Bogotá, la productividad laboral es de 39%, la más baja de todas las ciudades de América Latina”, dijo.

Otros aspectos en los que llamó la atención fueron la informalidad y la calidad en la gerencia, en los cuales considera fundamental seguir profundizando el trabajo que se viene realizando.

Concluyó que “como sector se debe identificar cuáles son sus necesidades y tener una forma organizada de hacer la interlocución con el Gobierno. Esto implica contar con una agenda vertical que permita identificar dónde están los cuellos de botella que no dejan avanzar”.

De esta forma, será posible propiciar el diálogo del sector privado con la academia, con el Gobierno y con todos los actores para seguir trabajando en el tema de la innovación y lograr la competitividad tanto en el mercado local como en la búsqueda de nuevos mercados.

“Colombia es uno de los países más cerrados del mundo, después de Brasil, y esto hace que vivamos muy cómodos en una burbuja que no nos deja ser eficientes. Esto es un error porque el enemigo más grande de la innovación es la falta de competencia, de manera que hay que hacer una gestión enorme adaptarse a los cambios, innovar y enfrentar la competencia”.