16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Al fin hubo debate

7 de junio de 2014
7 de junio de 2014

En primer lugar hay que abonar la concesión del tiempo para que cada uno explicara en forma más amplia sus argumentos, con la eliminación de esos tiranos treinta o cuarenta segundos que no alcanzan ni para un saludo cordial.

Cordial como fue, por lo menos aparentemente, la despedida de los dos contrincantes al término de sus exposiciones, imagen de manos apretadas que tanto añora el país en estos momentos de máxima polarización.

El canal Caracol se resarció en forma amplia del estruendoso fracaso que tuvo la vez pasada, por cuenta de su megalómano y omnipotente director de noticias, Luis Carlos Vélez, a quien esta vez lo sentaron como un periodista más donde no tuviera el exagerado protagonismo que siempre pretende.

El duelo esta vez fue moderado por María Lucia Fernández, la presentadora estrella del canal del molusco, quien no abusó de su papel y condujo el asunto en una forma discreta y agradable, sin darse ínfulas de personaje ni abusar de su posición.

Para quienes creen que  María Lucía es el rostro más bello de la televisión colombiana y su sola presencia justifica prender el televisor, caso del autor de El Campanario, volverla a ver por segunda vez en la noche del jueves fue  lo mejor del debate.

TABLAS

No puede hablarse en definitiva de ganador o perdedor del debate, aunque el trabajo se intente mediante sondeos rápidos, algo que hasta el momento de escribir esta nota no se conocía a ciencia cierta.

Para los santistas el vencedor fue el candidato-presidente y lo mismo piensan los zuluaguistas, así que es mejor dejar las cosas en tablas y que cada quien opine lo que a bien tenga y saque sus propias conclusiones.

Tanto el candidato-presidente Juan Manuel Santos como el representante del uribismo, Oscar Iván Zuluaga, tuvieron momentos brillantes pero recibieron golpes de su contendor, en casi todos los temas, eso sí con el mayor respeto y sin agresiones fuera de tono.

El debate sirvió para dejar claro que, quiérase o no, el gran tema de la campaña y el que más moverá a los votantes el domingo quince de junio, será el de la paz y la forma como cada uno de los aspirantes quiere alcanzarla.

En otros aspectos hubo mucha cifra, mucha promesa, mucho hicimos o vamos a hacer, en síntesis, lo de casi siempre cuando se trata de atraer los votos de los ciudadanos, cuando no una coincidencia sobre lo que en determinados campos requiere el país.

FUNDAMENTALISTA

Un exceso de fundamentalismo se le salió a la ex candidata Marta Lucía Ramirez durante un encuentro con periodista en la capital antioqueña el pasado jueves, negativa condición que no se le conocía o por lo menos supo disimular muy bien en su pasado ejercicio electoral.

Al referirse a la intención de la campaña reeleccionista de recuperar los votos de la costa Atlántica, su talón de Aquiles en la pasada jornada del 25 de mayo, la dirigente azul salió con la perla de que “por cada voto corrupto que compren, deben salir diez mil personas a respaldarnos”.

Lo afirmado por ella es una total falta de respeto hacia los ciudadanos de la costa,  pues de acuerdo con su teoría ese voto es corrupto si se deposita por Santos pero si es por Zuluaga  se convierte en forma mágica en impoluto.

Aunque no hay que generalizar, en esa región del país que tiene tan mala fama en el tema de compra de votos,  hay caciques liberales y conservadores que utilizan por igual ese condenable mecanismo, pues la picardía y los malos manejos no son patrimonio exclusivo de ningún partido ni  alguno de ellos lo tiene patentado, ni en la costa ni en otro lugar colombiano.

UN CASO RARO

Es el que se presenta en Antioquia con el Concejo de Medellín y la asamblea departamental, de cuyos integrantes – 47 en total – 43 se han comprometido con la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos.

En pasada edición El Campanario informó que de los 21 concejales de Medellín 17 estaban alineados con el candidato-presidente, uno con Oscar Iván Zuluaga y tres sin definirse todavía, entre ellos el presidente Jaime Cuartas, quien pertenece a la Alianza Verde.

Y el pasado jueves, los 26 diputados de la Asamblea decidieron también sumarse a la aspiración santista, luego de reconocer en la respectiva declaración de respaldo, que el actual Presidente “es el artífice del mayor y más serio esfuerzo por lograr la paz, que cualquier mandatario de nuestro país ha realizado”.

Está por verse hasta donde este masivo respaldo de concejales de Medellín y diputados antioqueños, se refleja positivamente en las urnas el 15 de junio, y contribuye a mermar la incontrastable mayoría obtenida en este departamento por Oscar Iván Zuluaga el 25 de mayo.