17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sin cabalgata

29 de mayo de 2014

 

La alcaldía de Medellín y  representantes de la Fundación que venía realizando el certamen, se pusieron de acuerdo para dar un compás de espera y elaborar, con calma y tiempo, las bases de lo que será el evento a partir del próximo año.

Los acuerdos a que se llegue entre las dos entidades serán presentados a la consideración del Concejo de Medellín para que allí se evalúe su viabilidad y pertinencia, y la Cabalgata vuelva a ser uno de los actos centrales de la jornada ferial que se desarrolla todos los años en el mes de agosto.

En síntesis, se busca evitar que la gigantesca concentración de equinos y jinetes sea algo digno de mostrar, un valioso ejemplo para el país y el mundo, y no la descomunal muestra de desorden, borrachera y maltrato a los animales en que muchas veces se convirtió.

EN CALMA POR AHORA

Mientras se definen los apoyos de los apetecidos votos que no alcanzaron el domingo para llegar a la segunda vuelta, el país tiene un panorama político más o menos soportable, despojado de tanta agresión y de la pugnacidad que caracterizó el debate comicial hasta el pasado domingo 25 de mayo.

Está por verse, sin embargo,  saber que pasará en las próximas horas cuando, una vez definidos los apoyos hacia uno u otro candidato, los descontentos de siempre con las determinaciones finales de los partidos y movimientos, se sientan lesionados o traicionados en sus intereses.

Ojalá, sea cual sea el rumbo que tomen esos apetecidos apoyos, la “calma chicha” vivida en los primeros días de esta semana se mantenga, y el país pueda olvidarse de los espantosos días vividos en vísperas de la jornada eleccionaria de la primera vuelta.

SOLO 3 EN 50

Desalentador por decir lo menos lo que refleja un indicador revelado en las pasadas horas, referido a la calidad de las universidades que operan en el continente.

Datos que confirman la mediocridad de la educación que se imparte en Colombia, país que sólo puso entre las primeras cincuenta universidades de esta parte del mundo, tres establecimientos.

Corresponde esa distinción, si así puede llamarse, a las Universidades de Los Andes y Nacional, de Bogotá, y a la de Antioquia, en Medellín, que aunque no en posiciones muy destacadas pudieron mantenerse entre las mejores.

El tema de la educación y su necesaria reforma,  tan socorrido en los últimos días a raíz de las campañas electorales,  queda plenamente validado  y deberá ser uno de los objetivos primordiales del gobierno que se instale el 7 de agosto, ya sea el actual o el nuevo.

Eso de continuar dando autorización para el funcionamiento de las llamadas “universidades de garaje”  y por ende de “facultades”, especialmente de medicina, es asunto al que habrá que ponerle freno, porque ellas lo único que generan es el enriquecimiento de sus promotores.

POR FIN ALGO SENSATO

Si por algo se han caracterizado a lo largo de los años los voceros de las Farc, es por la insensatez e inoportunidad de sus actos y declaraciones,  cometidos o anunciadas en los peores momentos para sus intereses políticos, si es que todavía los tienen.

No en balde esa guerrilla fue, sin querer queriendo como el héroe de la CH, a raíz de sus posturas de entonces, la que más incidencia tuvo en la elección de los gobernantes colombianos, Andrés Pastrana en 1998 y Alvaro Uribe en 2002 y2006.

Y es posible que para bien o para mal, también tenga señalada importancia en lo que se va a definir el domingo 15 de junio en la segunda vuelta.

Pues bien, el asunto es que, por primera vez en muchos años, sus dirigentes han sido cautos y preferido  “no echar más leña al fuego”. Tal es la interpretación que puede hacerse ante el silencio guardado frente a los resultados electorales del 15 de mayo y las más recientes declaraciones del candidato Oscar Iván Zuluaga.

Vista la situación actual, parece haber tenido plena validez el sabio consejo del hidalgo a su escudero. “A callar mandan Sancho”.

EN BLANCO Y NEGRO

Es la situación que vive ahora el deporte colombiano por culpa de tres de sus máximas figuras. De un lado, Nairo Quintana y Rigoberto Urán, peleando codo a codo y pedalazo a pedalazo el triunfo en el Giro de Italia, algo que ni el más optimista de los aficionados al deporte de las bielas habría podido imaginar hace algunos años.

Del otro, el dilema alrededor de Falcao, insignia de la selección de fútbol, enfrentado a lo que podría ser su resurrección o su entierro definitivo como futbolista. Tremendo dilema para el pundonoroso deportista y para su entrenador Jose Pekerman.