26 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Santos contra ataca a Uribe, pero no descarta una reconciliación con el exmandatario

20 de mayo de 2014
20 de mayo de 2014

 

“Sería mucho mejor para el país si pudiésemos contar con el concurso constructivo del hoy senador Álvaro Uribe en temas como la paz, la seguridad y la promoción de las inversiones. Infelizmente, él asumió posiciones muy radicales que le alejan de esa posibilidad”, precisó Santos al diario “Folha” de Sao Paulo.

Mientras tanto, aquí en la capital colombiana, en diálogo con la emisora W, el presidente-candidato acusó a Uribe de adelantar una “campaña delincuencial” en su contra.

Sostuvo que Uribe lo critica porque “él quería que yo fuera su títere. Por eso comenzó a atacarme de forma visceral. Me dice traidor mentiroso, corrupto y simplemente porque no fui su títere. A Uribe le gusta que el Presidente sea su títere y me asusta que uno de los candidatos se preste para serlo en estas elecciones”.

Afirmó además que una cosa es la política negativa, “que es cuando me critican por qué no generé más empleos o no hice más casas, lo cual es normal” y otra la guerra sucia, que “es cuando se ataca a los adversarios con mentiras”. Sin embargo, lamentó que ahora se entró en una “tercera esfera”, que llamó “campaña delincuencial”.

“Ya entramos en una tercera esfera y es la de una campaña delincuencial y eso es muy grave. Nosotros quisimos que fuera una campaña basada en propuestas e hicimos lo posible para que se mantuviera en ese nivel, pero fue imposible. No se puede señalar que haya guerra sucia de parte nuestra”, agregó.

De otro lado se refirió a las negociaciones con las Farc en Cuba y dijo: “Hoy tenemos la oportunidad real de alcanzar la paz y no podemos desaprovecharla. Hoy podemos avanzar hasta metas mucho más ambiciosas, como ser la nación más educada de América Latina o erradicar la pobreza extrema en una década”.

Además se refirió a la posibilidad de que las Farc tengan representación en el Congreso en un futuro, hecho que forma parte del proceso de paz.

“Es verdad que a muchos colombianos les cuesta imaginar que los guerrilleros de hoy puedan algún día hacer política, pero eso es lo que significa la paz, para eso se hace un acuerdo de paz: para que se cambien las balas por los votos, y nadie imponga sus ideas por la fuerza”, expresó.