23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Primeras víctimas

22 de mayo de 2014

 

“Todos los días en distintos lugares un líder comunales víctima de los horrores del conflicto y su único pecado es estar en el medio de mismo y negarse a ser parte de los actores”, planteó Julio Ciro, presidente de la Federación de Juntas de Acción Comunal de Antioquia, al justificar la masiva adhesión.

“Por eso apoyamos y acompañamos a quienes por las vías civilizadas del diálogo, han tomado la decisión de devolvernos la tranquilidad”, agregó el dirigente.

Sostuvo que la organización comunal es la que más víctimas ha puesto en esta guerra fratricida, y de ahí su interés en que la paz por fin se concrete.

ENCUESTAS

Aunque ya por una prohibición legal no se pueden divulgar encuestas sobre las preferencias de los electores, todas las campañas sin excepción se ufanan de tenerlas suyas propias y aparecer en ellas con reales posibilidades de triunfo.

Los dirigentes más allegados a las candidaturas que dirimirán el domingo su futuro, manifiestan en privado que la encuestas que tienen contratadas les dan una posición harto favorable entre el electorado, y todos a una repiten que el 25 de mayo van a dar más de una sorpresa.

Lo único real es que de acuerdo con las últimas mediciones que se publicaron podría presentarse el domingo una apretada decisión entre los dos más opcionados hasta ese momento, Juan Manuel Santos  y el uribista, Oscar Iván Zuluaga, lo que hará persistir el suspenso hasta la segunda vuelta el 15 de junio.

INCIDENCIA

Lo que no han dicho los voceros de las campañas y tampoco han tenido en cuenta los analistas, por resultar ahora tarea casi imposible, es precisar con exactitud hasta qué punto el último gran escándalo que compromete al candidato del Centro Democrático, incidió para bien o para mal en el sentir de los potenciales electores.

Las últimas encuestas de las más reconocidas firmas no alcanzaron a medir esa incidencia y por lo tanto este será un punto que sólo el domingo en las horas de la noche podrá establecerse con exactitud.

Lo que sí resulta innegable es que los últimos acontecimientos movieron hasta los cimientos aquellos sectores que estaban orientados hacia el voto en blanco y a la masa que todavía no  había definido por quien sufragar.

El “efecto hacker ” aparecerá por que sí o por qué no con todas sus consecuencias el próximo domingo.

EN CALIENTE

Esas primeras informaciones en caliente que suministran las entidades oficiales, especialmente el ejército y la policía cada vez que ocurre un hecho criminal, por lo general resultan “chimbas” y obedecen más al afán de aparentar una eficiencia y rigurosidad que están bastante lejos de la realidad.

Acaba de suceder con el atentado cometido en Tumaco y atribuido inicialmente a dos niños que habrían sido utilizados por las Farc, según la versión primera que suministró la policía, y que hábilmente fue explotada por los sectores amigos de la guerra.

En este caso como en tantos otros, nadie hizo caso del sabio concejo del reconocido periodista y estudioso, Javier Dario Restrepo, consistente en dudar de todos los comunicados oficiales, pero en especial si ellos provienen del ejército o de la policía.

La rectificación pertinente no recibió el mismo despliegue en los medios, en otra patente demostración de cómo no debe hacerse periodismo en caliente, mientras que los guerreristas pasaron de agache ante ella.

LA DOBLE MILITANCIA

Esta figura tan socorrida últimamente con motivo de la época electoral, desaparecerá por completo el próximo domingo cuando cada uno de los candidatos o candidatas quede en sus reales números, o en sus cueros.

A partir del lunes los senadores, representantes, diputados y concejales no tendrán que preocuparse por sus investiduras sino por sus intereses, y podrán anunciar a los cuatro vientos, sin temor alguno, hacia quien orientarán el voto de sus manadas.

Y si acaso hay alguna demanda en curso por la tal doble militancia, esta dormirá el sueño de los justos y no habrá consecuencia alguna para los comprometidos. Pónganle la firma.