23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Prevenga el reflujo gastroesofágico

23 de mayo de 2014
23 de mayo de 2014

reflujo

Es debido comúnmente a cambios transitorios o permanentes en los mecanismos que naturalmente evitan que el contenido del estómago regrese al esófago. Si el reflujo alcanza la faringe, se llamará enfermedad por reflujo laringo-faríngeo y producirá ardor o acidez con mayor frecuencia. La enfermedad del reflujo no es causada por gastritis como comúnmente se cree.

¿Por qué se presenta el reflujo gastroesofágico?

Porque los contenidos estomacales (alimento o líquido) se devuelven desde el estómago hacia el esófago, (el conducto que va desde la boca hasta el estómago) irritando el esófago y causando acidez y otros síntomas. Pero lo normal es que el ácido se mantenga en el estómago y no suba hacia el esófago, y para ello existe una válvula que permite que los alimentos pasen desde el esófago al estómago, impidiendo que el ácido y los propios alimentos, retrocedan (refluyan). En determinadas ocasiones esta válvula falla, su fuerza disminuye, y entonces se produce reflujo gastroesofágico.

Posibles causas

El reflujo gastroesofágico, y por tanto los ardores, se pueden presentar por diversas circunstancias. Es más frecuente que se produzca al tumbarse o cuando uno se inclina hacia delante. También se relaciona con ciertas comidas y bebidas como el chocolate, el café, la menta, el alcohol o los alimentos grasos. Asimismo, ciertos medicamentos pueden favorecer el reflujo. Por último, es normal que durante el embarazo se produzcan ardores.

 

Otros factores de riesgo para el desarrollo del reflujo

  • Alcohol (posiblemente).
  • Hernia de hiato (una afección en la cual parte del estómago pasa por encima del diafragma, el músculo que separa el tórax de la cavidad abdominal).
  • Obesidad.
  • Embarazo.
  • Esclerodermia.
  • Tabaquismo.

 

Síntomas

  • Sentir que el alimento se atora por detrás del esternón.
  • Acidez gástrica o dolor urente en el pecho (bajo el esternón) que aumenta al agacharse, inclinar el cuerpo, acostarse o comer.
  • Náuseas después de comer.
  • Devolver el alimento (regurgitación).
  • Tos o sibilancias.
  • Dificultad para deglutir.
  • Hipo.
  • Ronquera o cambios de voz.
  • Dolor de garganta.
  • Tratamiento.

 

El tipo de tratamiento dependerá de la intensidad y frecuencia de las molestias. Si aparecen de forma esporádica será suficiente con la toma de antiácidos cuando aparezca el ardor. Cuando los síntomas son más frecuentes es preferible disminuir la cantidad de ácido que se produce en el estómago con la ayuda de medicamentos.

 

¿Qué hacer para prevenir el reflujo gastroesofágico?

Cambia tu dieta y tus hábitos alimenticios. A veces, lo que comes y cómo lo comes puede ser la causa que te provoca el reflujo ácido. Los cambios que puedes aplicar en tu dieta y en tus hábitos alimenticios son:

 

  • Evita comer deprisa.
  • No termines las comidas en menos de 15 minutos. Mastica bien la comida.
  • Reduce o elimina las comidas ricas en grasas. Las grasas son más difíciles de digerir que otros alimentos, y permanecen más tiempo en el estómago. Esto provoca que el estómago produzca más ácido.
  • No comas alimentos ácidos. Las frutas cítricas, el chocolate, los alimentos fritos, la cafeína, el ajo, la menta y los tomates son algunos de los alimentos que debes evitar para aliviar el reflujo gástrico de forma natural. Evita también cualquier otra comida que sepas que te produzca o empeore el reflujo gástrico.
  • Ingiere cantidades de comida más pequeñas a lo largo del día, en lugar de hacer 2 o tres comidas grandes. Las comidas muy abundantes pueden forzar al estómago a crear más ácido.
  • Consulta a tu médico antes de decidir tratar el reflujo ácido de forma natural.