19 de agosto de 2022
Directores
Evelio Giraldo Ospina
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez

Política con pimienta

27 de mayo de 2014
27 de mayo de 2014

oscar ivan y santos

Politólogos son casi todos los colombianos. Los análisis rumban en cafés, restaurantes, cenáculos. Y todos terminan sosteniendo que habían pronosticado los resultados. Los dos primeros finalistas eran obvios. Pero lo de Martha Lucía Ramírez y Clara López Obregón no los calculaba nadie. Su posicionamiento en tercer y cuarto lugar, con casi dos millones de votos cada una, fue el palo eleccionario. Aquí, en Política con pimienta, escribimos que el desempeño de las dos líderes había sido destacado en la campaña. Y que en alguna de las dos, se vislumbra una primera presidenta para Colombia antes del 2.022.Tienen lla Ramírez y la López perrenque suficiente para mantener su vigencia en la sorprendente política colombiana.

Los ganadores

El gobierno de Santos y la Registraduría Nacional del Estado Civil. El gobierno, porque obtuvo muy buenas calificaciones en orden público. Sin sobresaltos transcurrió la jornada electoral. Y la Registraduría, por los rápidos resultados entregados y porque no quedaron sombras de duda en cuanto a la pureza del sufragio. Esto nos da tranquilidad para el evento del 15 de Junio en el que cualesquiera que sea el resultado, es confiable e indesconocible, lo que contribuye a la paz política. Ganador el ex presidente Uribe. Tirios y troyanos reconocen su liderazgo, cercano al caudillismo. Sin discusión, ganadores el Partido Conservador y el Polo Democrático, con sus candidatas. Ganador, Omar Yepes Alzate, Presidente del Partido Conservador. Su obsesión por presentar un candidato oficial, la sacó adelante. Así las indulgencias se las haya querido ganar Andrés Pastrana Arango, con su vanidad, quien se robó las cámaras y los micrófonos como que si hubiera sido el héroe de la campaña.  Yepes Alzate le puso el pecho a la brisa y así y todo,  pretenden sacarlo de la foto. Y de presidencia del conservatismo para designar a Martha Lucía Ramírez como jefa única. Su éxito le debiera garantizar una culminación  tranquila de su mandato. Ganador desde luego, Oscar Iván Zuluaga. Se necesita mucho estoicismo para aguantar semejante chaparrón. Ganadora y perdedora la democracia colombiana. Con todas sus debilidades, el desarrollo de las elecciones fue limpio y tranquilo. Perdedora, porque la abstención es su gran debilidad. Sesenta por ciento, es una cifra desconsoladora cuando se trata de elegir al Presidente de la República. En las elecciones para el Congreso, la abstención fue menor, contra la tradición: los electores van a las urnas en mayor número para elegir Presidente que parlamentarios.

Santos, perdedor

Perdedor, el aspirante a la reelección Juan Manuel Santos. Con todo lo que representa y el poder de que dispone, no haber alcanzado siquiera la mitad de los votos con que lo eligieron hace cuatro años, es un estruendoso fracaso, así lo traten de maquillar con falsos gestos triunfalistas. Perdedora, la clase política que lo acompañó, comenzando por el ex presidente Julio César Gaviria y su hijo Simón, máximo jerarca del Partido Liberal. Y perdedor el liberalismo.  Perdedora, la grande y pequeña prensa en las que fueron ostensibles ciertas  tendencias reeleccionistas. Perdedores, casi todos los columnistas , entre ellos algunos de Eje 21, que anunciaron su voto por Santos. Perdedores, quienes propugnaron la propaganda negra y la guerra sucia. Ni a Santos ni a Zuluaga afectaron los hackers ni los dineros calientes. Perdedores, los que anunciaron la corrupción y el posible fraude en la Registraduría. Perdedores, los asesores nacionales y extranjeros de los dos candidatos que pasaron a la segunda vuelta, porque sus estrategias y propagandas no lograron convencer a los abstencionistas y a los del voto en blanco. Perdedores, los patrocinadores del voto en blanco, que no llegaron a buenas como dicen los que juegan tute. Perdedor Petro, cuyos amigos hicieron mutis por el foro y no  evitaron la abrumadora derrota del bogotano Juan Manuel Santos.  Y gran perdedor Enrique Peñalosa, a quien los verdes y los progresistas lo dejaron colgado de la brocha. Y ustedes pueden seguir , a su manera, con el inventario de ganadores y perdedores.

Saquen sus propias conclusiones

En Caldas, ante la muenda electoral que le dió Oscar Iván Zuluaga, al presidente reeleccionista, se espera remezón, con regaño incluido, para los parlamentarios, directivas y gobernador santista. O Penagos, Lizcano, Castaño, la Marmolejo, Sierra, Arturo Yepes y sus representantes en las secretarías se desentendieron de la campaña, o el paisanaje fue definitivo. 140.000 votos por Zuluaga contra 62.000 de Santos, es una ventaja que no se esperaba. Claro que si se suman los votos de Santos, los 54.000 votos de Omar Yepes y la candidata del conservatismo; los 45.000 de Clara López Obregón y los 24. 500 de Peñalosa, más 35. 000 votos entre nulos y votos en blanco, el total indica   que 220.000 caldenses dejaron de sufragar por el paisano de Pensilvania. Ahí les  mostramos estas cifras para que saquen sus propias conclusiones y adivinen en que proporción se van a repartir estas fuerzas el próximo 15 de junio entre Santos y Zuluaga.

Ya se pueden quitar los embozos

Los parlamentarios electos como conservadores Luis Emilio Sierra y Arturo Yepes, ya se pueden quitar los embozos y hacer proselitismo santista sin la amenaza de la doble militancia. Como no hay candidato conservador en juego, su preferencia por la mermelada la pueden mostrar con plena libertad. Yepes declaró ayer por los medios de comunicación que el no es santista si no antiuribista y que la adhesión de su hermano Omar y de la Doctora Ramírez a Oscar Iván Zuluaga y Alvaro Uribe,  es un salto al vacío con los ojos abiertos del conservatismo. De esta manera se concreta la división en la Casa Yepes, que tiene todas las características de ser en serio y no acomadaticia como la presentan algunos observadores. La votación de Omar por Martha Lucía es más del doble que la que obtuvo Arturo en su aspiración para la Cámara de Representantes. Son quisicosas de la política caldense.